header image
Inicio arrow Temas arrow Costa y turismo arrow Viene nuevo decreto costero para Puntarenas
Viene nuevo decreto costero para Puntarenas
martes, 19 de agosto de 2008
Molestia porque carece de criterio ambiental

Si esta directriz es aprobada, se repetiría el mismo error de la normativa aplicada en las zonas donde no hay planes reguladores.

Jorge luis araya en Semanario Universidad El borrador de un decreto de directrices para el ordenamiento territorial en el Pacífico Central y Sur, contiene los mismos errores de uno similar emitido en abril pasado para la Región Chorotega (Guanacaste), y que fue impugnado por organizaciones ambientalistas, advirtieron profesionales en planificación urbana y desarrollo costero.

 

El decreto que el gobierno prepara para la zona costera del Pacífico Central y Sur (provincia de Puntarenas) es prácticamente una reproducción del emitido para el caso de Guanacaste, según el borrador del documento, copia de la cual ha circulado por Internet entre especialistas relacionados con el tema.

 

Los parámetros para el ordenamiento territorial de la zona son muy similares a los establecidos en el caso de Guanacaste (ver "Decreto favorece desarrollo inmobiliario masivo en Guanacaste", UNIVERSIDAD 1759).

 

El supuesto objetivo de estas directrices es controlar la altura de las construcciones en los primeros cuatro kilómetros costeros tierra adentro, con el fin de evitar el caótico desarrollo que se da en la costa.

 

Sin embargo, especialistas en  planificación territorial consideran que el decreto permite desarrollos con una densidad exagerada y no incluye criterios paisajísticos ni ambientales para definir las alturas en esa frágil franja costera.

 

El documento, de ser aprobado, repetiría el mismo error de la normativa que se aplica en las zonas donde no hay planes reguladores, vale decir, el reglamento de fraccionamientos y urbanizaciones y el reglamento de construcciones, ambos del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU).

 

Por ejemplo, en la llamada zona interna, el decreto permite una densidad muy alta, de cien personas por piso y edificios de nueve pisos, lo que significa que pueden alojarse 900 personas por hectárea (90.000 por kilómetro cuadrado). Esto es casi tres veces más que la densidad poblacional de Pekín y otras ciudades más pobladas del mundo.

 

La directriz nueva se aplicaría durante cuatro años, en los lugares donde no exista planes reguladores o planes específicos de desarrollo. Si antes de finalizar dicho plazo se aprueba el plan regulador de la zona o el plan regional urbano de la provincia, que se encarga hacer a la Dirección de Urbanismo del INVU, prevalecerán dichos planes sobre el decreto, establece el documento.

 

El plan no se aplica en áreas de especial protección, tales como parques nacionales, refugios naturales, manglares, áreas de protección forestal, humedales, quebradas y en zonas de bosques primarios, nacientes e islas. Allí las construcciones se regirán por la legislación vigente respectiva.

 

Rosendo Pujol, director del Programa de Investigación en Desarrollo Urbano Sostenible (PRODUS) de la Universidad de Costa Rica,  dijo que le extraña la creación de estas directrices, que están en contra de lo que el Programa ha propuesto acerca de cuáles deben ser las densidades y las alturas de las construcciones costeras.

 

"Las coberturas son demasiado altas (se permite hasta un 65%);  si estamos planificando zona costera no tenemos por qué irnos cuatro kilómetroas hacia adentro, incluyendo partes con pendientes de hasta 50%, como en bahía Ballena. ¿Cómo vamos a planificar igual la costa plana que una zona montañosa?, dijo Pujol. Los parámetros no pueden ser uniformes, porque la costa es diferente en cada lugar. Hay que tomar en cuenta que la vulnerabilidad ambiental de la costa en general es grande, sobre todo en los cantones de Osa y Golfito, donde es mucho más alta que en Guanacaste, señaló.

 

PRODUS ha estado trabajando con las municipalidades de la zona en la elaboración de planes reguladores. Ya concluyó una propuesta para los cantones de Osa y Golfito, donde se contemplan densidades muy bajas, y prepara otra para planes reguladores costeros, que estará lista en unas semanas, informó Pujol.

 

Comentó que la gente en Osa y Golfito les han dicho que quieren que las casas no sobrepasen dos o tres pisos, porque mucha gente ha invertido en un ambiente natural, muy diferente al de Guanacaste, y la alta densidad destruiría por completo el atractivo.

 

 "Lo más paradójico es que este tipo de desarrollo incumple completamente los índices de fragilidad ambiental, y no hay manera que los pase. La gente de la zona no quiere esto, nadie quiere esto, incluso los desarrolladores. Entonces uno entra en sospecha respecto de a quién  realmente están beneficiando, apuntó.

 

En su criterio los beneficiados con estos decretos son los especuladores con la tierra, porque cuanto más pisos se permita, mayor valor adquiere el terreno.

Guillermo Quirós:

Hay que hacer un alto y ordenar el desarrollo costero

 
Hay que hacer un alto y ordenar el enfoque de lo que debe ser el desarrollo costero de Costa Rica, porque hay desconcierto e ignorancia sobre esa materia, advirtió el oceanógrafo Guillermo Quirós.

 

"Eso se manifiesta en varios aspectos. Por ejemplo, en nuestra leyes sobre la zona costera, como la Ley de la zona marítimo terrestre (ZMT), la  Ley de marinas, Ley del ambiente, que son iniciativas que no tienen ningún nivel de integración ni coordinación desde el punto de vista de lo que son conceptos básicos de ecología", aseguró Quirós.

 

El país no puede seguir aprobando leyes pensadas para administrar la inversión en la zona marítimo costera. Hay que hacer un alto en el camino y poner en orden las cosas, llamar a un foro nacional sobre ese tema y establecer una normativa totalmente nueva, que realmente permita regular, con criterios técnicos y en términos de preservación del ambiente, los ecosistemas marinos y las grandes riquezas del mar y las costas que tiene el país, manifestó el especialista.

 

"Tenemos años de oír en los medios de comunicación colectiva una queja aquí y otra allá, y si uno se pone a sumarlas y le añade toda esa información, resulta realmente un mar de confusión y de desorden", afirmó.

 

En su opinión, no  hay autoridad en la zona costera y nadie está pensando en la suma de impactos ambientales que provocan los hoteles y los desarrollos que se construyen, como las marinas turísticas, que ahora están de moda. "Empezando por la SETENA (Secretaría Técnica Nacional Ambiental), que no tiene la capacidad, ni la visión de conjunto y de desarrollo, y menos el Ministerio del Ambiente. Sencillamente estamos manejando esto como un conjunto de parches mal pegados, que no tiene ningún futuro, y no es una manera responsable de enfrentar el desafío del desarrollo ordenado de la costa", enfatizó Quirós.

 
¿A qué se debe el desinterés?

 
- Hay un origen común a todo esto y es la falta de una cultura marina en Costa Rica, a pesar de ser un país rodeado de mar. Hay una ausencia total en nuestro sistema educativo formal e informal, sobre conocimientos acerca del valor de la riqueza marina costera. Hay desconocimiento de jerarcas y de personas responsables designadas por nuestro pueblo y nuestras leyes para administrar dicha zona. Esto empieza con la población, si se le pregunta a un habitante medio de Golfito, Puntarenas o Playas del Coco, cuáles son los recursos marinos que tiene allí enfrente, y que por ley les pertenece, tienen la mayor ignorancia sobre eso. Lo mismo ocurre con una persona de Golfito que otra de Pacayas de Cartago acerca de los recursos marinos y los diversos ecosistemas. Es un problema cultural de nuestro país. Hay estudios específicos y mucha información técnica que poseen los inversionistas extranjeros, sobre todo las transnacionales, que el pueblo de Costa Rica no conoce.

 
¿Qué se debe hacer para corregir esa situación?

 
- Hay que hacer un alto en el camino, y tomar con seriedad las funciones que el pueblo ha encomendado a las autoridades, y ordenar las cosas antes de seguir permitiendo la inversión extranjera y la destrucción de nuestros ecosistemas.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo