header image
“Un pueblo que no produce lo que come se suicida, no se puede vivir de un monocultivo”
martes, 12 de agosto de 2008

• Afirman representantes de asociación de productores orgánicos

 

diarioextra.com Para exponer la importancia para la salud y como solución a la crisis alimentaria, se formó el grupo Mauco, que plantea volver a la agricultura tradicional, en la cual cada familia cultivaba en su patio una variedad de alimentos que reducía el costo de la alimentación.

 

Eva Carazo, secretaria ejecutiva de la organización junto a Felicia Echeverría y Juan Luis Salas explicaron durante su visita a DIARIO EXTRA el modelo para pequeños y medianos productores que les permitiría cultivar diversos productos y no concentrarse solo en uno, y así poder ofrecer una mayor variedad, además, hay productos que combinados con otros ayudan a un mejor crecimiento de los otros.

 

-¿Qué es la agricultura orgánica?

 

Juan Luis Salas: Es un sistema de producción alternativo o sustituto a la producción que nos dejó la revolución verde donde ya los suelos están saturados de tanto veneno y no producen. El productor ha tenido que ir buscando otras formas para producir y una de las soluciones más viables es la orgánica, porque es más sana, totalmente limpia; amigable con el ambiente y es más barato producir orgánicamente por el costo tan elevado de los insumos químicos.

 

-¿Hay mercado suficiente para la producción orgánica?

 

Juan Luis Salas: Hay mercado suficiente y en este momento no estamos siendo capaces de abastecer la demanda que hay. Lo otro es que la demanda no está donde está la oferta, por ejemplo, aquí hay demanda de plátano orgánico, y en lugares alejados del Atlántico hay producción orgánica pero es complicado hacerla llegar a la meseta central.

 

-¿Es rentable la producción orgánica?

 

-Juan Luis Salas: Es un poquito más complicado porque el productor debe cubrir un montón de pasos, como llevar registros de todo el proceso, el origen de los productos que utiliza, y pagar a la empresa que certifica que el producto es orgánico.

 

-Eva Carazo: La propuesta nuestra es recuperar un ritmo natural que permita garantizar soberanía alimentaria en el mediano y largo plazo, y la agricultura orgánica es la alternativa porque recupera esos sistemas, corta con la dependencia de insumos externos, porque se aprovecha todo lo que se tiene en la finca y la comunidad.

 

-¿Quién certifica?

 

-Felicia Echeverría: Existen en el país empresas especializadas en la certificación de productos orgánicos, el sistema costarricense está reconocido por la Unión Europea en una lista que se llama de países terceros, en la cual solo hay 7 países en el mundo reconocidos de esa manera. Hay dos agencias nacionales y 4 internacionales. Existe una normativa que dice que prácticas se pueden utilizar y cuales no; se debe llevar registro de todo lo que hacen, llega un inspector una vez al año y debe concordar lo que hay en campo con el registro y se da la certificación.

 

-¿Cuánto vale la certificación?

 

-Felicia Echeverría: La certificación tiene un costo dividido entre lo que se le paga al productor y el costo de las acreditaciones internacionales.

 

-Eva Carazo: La dificultad más grande, más allá que los registros y la normativa es el cambio de mentalidad en la gente, porque la agricultura orgánica recupera el conocimiento y las formas tradicionales de producción que han tenido los agricultores durante la historia de la humanidad, y lo combina con conocimiento tecnológico nuevo, aprendiendo de los ciclos de la naturaleza.

-¿Cuántas hectáreas hay de producción orgánica?

 

-Juan Luis Salas: Certificadas 12 mil hectáreas y productores, anda por arriba de los 2.500 y 3.000. Y hay otro tanto más que produce en forma orgánica pero no se certifica porque vende en la comunidad y no la requiere.

 

-¿Es una buena alternativa para resolver el problema de seguridad alimentaria?

 

-Eva Carazo: Ahorita no nos damos cuenta de la crisis alimentaria, los organismos internacionales dicen que está iniciando y se va a profundizar y los principales motivos de ella es la forma de producir la comida, que se ha concentrado en monocultivos en grandes extensiones, muy dependientes de insumos externos como plaguicidas, semillas mejoradas entre comillas, poco a poco el control de la alimentación ha ido pasando de los miles de agricultores criollos con lógica agroecológica a pocas manos que funcionan con una lógica puramente comercial.

 

-¿Debe Costa Rica producir lo que consume?

 

-Felicia Echeverría: Definitivamente, un pueblo que se dedica a un solo cultivo se suicida, si nosotros tenemos la posibilidad de sembrar todo lo que consumimos sin depender de insumos externos, sin degradar la fertilidad de nuestros suelos, conservando la vida en el campo, mejorando el nivel económico de los agricultores, no puede ser que se prefiera cambiar este modelo equilibrado por uno que solo crea dependencia, porque el mismo modelo es el que produce la crisis.

 

-Nosotros proponemos revertir eso, recuperar las producciones de pequeños y medianos agricultores que producen sus propios insumos a partir de lo que el medio ambiente les da, ayudemos a recuperar los suelos, diversifiquemos la producción, atendamos primero el mercado local. Hay ejemplos que demuestran que hay mayor productividad en las unidades diversificadas que en fincas extensas de monocultivos.

 

-Los agricultores se quejan de los intermediarios, ¿cómo distribuir la ganancia mejor?

 

-Juan Luis Salas: Buscando la venta directa es la mejor forma, los mercados locales, ahí se va eliminando la cadena de intermediación, porque el trasladar un producto de una zona a otra requiere combustible e intermediarios, pero si se vende en la misma comunidad será más económico para el consumidor y para el productor, pero eso solo es posible si se diversifica la producción, porque si en un lugar solo se produce cebolla, el producto debe venir al mercado central para distribuirlo.

 

-¿En cualquier parte del país se puede producir de todo?, porque los productores están convencidos que hay suelos aptos para un producto u otro

 

-Eva Carazo: Sí claro, entrar a estas fincas diversificadas es como entrar a un supermercado viviente se encuentra de todo. Aquí lo más difícil es el cambio de mentalidad, porque debemos explicar a la gente que hay experiencias exitosas, hay gente desde la frontera norte hasta la sur, en el Pacífico, en el Atlántico, en todos los climas y tipos de suelo. Hay que experimentar, capacitarse. Es un proceso, hay que entrar con visión de proceso para que dentro de 20 años no estemos ahogándonos porque no tenemos comida por haber ido perdiendo la capacidad productiva nacional, hoy hay menos agricultura campesina, podemos recuperar ese sistema productivo.

 

-¿Quién es el culpable que hayan desaparecido los agricultores?

 

-Juan Luis Salas: El mismo gobierno que tenemos hoy cambió el sistema productivo, Oscar Arias desmanteló en la pasada administración el sistema productivo del CNP de almacenamiento de granos, porque decía que era más barato comprar que producir, y ahora vemos que no es así. Debemos producir lo que necesitamos comernos y el sobro exportarlo.

 

-Felicia Echeverría: El gobierno tiene una gran responsabilidad, pero todos nosotros también, si todos como consumidores no nos involucrados y nos preocupamos para darnos cuenta de cómo se produce nuestra comida, no vamos a poder detener esta situación porque los consumidores podemos decidir que compramos, los que podemos decir que es estratégico apoyar los procesos de producción diversificados, con apoyo local, para que en 20 años, hayamos hecho la tarea y tengamos suficiente alimento.

 

-¿Se puede vivir bien de la agricultura?

 

-Juan Luis Salas: Perfectamente, en el pasado usted encontraba en el cerco la matita de arracache, de chayote, las gallinitas, el cerdo, la vaca, necesitaban hacer una olla de carne y de todo encontraba, hoy una familia necesita hacer una verdura en el campo y no tiene más de dos productos, y es más caro hacer una olla de carne que cualquier otro plato, siendo producción nuestra.

 

-¿Qué consecuencias tienen los transgénicos?

 

-Eva Carazo: Los transgénicos tienen impactos muy negativos alteran el ecosistema, provoca efectos que apenas estamos comenzando a ver; también la economía campesina, porque son patentados, los agricultores tienen que pagar por usarlos. Y para el consumidor afecta la salud, porque estoy comiendo algo que tiene una estructura alterada para tolerar más herbicidas y plaguicidas, puedo esperar más residuos de agroquímicos, y hay estudios científicos de que pueden generar alergias, resistencia a los antibióticos, malformaciones en fetos y son apenas estudios iniciales porque esto es muy nuevo, en este momento todos somos conejillos de indios, porque apenas se pueden comenzar a ver los efectos.

-¿Cómo identificar un producto transgénico de uno que no lo es?

 

-Eva Carazo: En el país no tenemos el derecho de saber si lo que compramos son transgénicos porque no hay obligación de etiquetar los alimentos, pero al orgánico sí se le pide, la única forma de saber que no comemos transgénicos es consumir productos orgánicos.

 

-¿El crédito sigue siendo un obstáculo?

 

-Juan Luis Salas: Sí claro, porque cuando uno es agricultor le piden una lista de requisitos al llegar al banco donde le preguntan hasta quien es el tatarabuelo, y nunca vamos a clasificar porque no tenemos patrono, no tenemos seguro, no tenemos como accesar a los créditos.

 

• “El mismo gobierno que tenemos hoy cambió el sistema productivo, Oscar Arias desmanteló, en la pasada administración, el sistema productivo del CNP porque decía que era más barato comprar que producir”, José Luis Salas

 

• “En este momento todos somos conejillos de indias, porque apenas se pueden comenzar a ver los efectos de los transgénicos”, Eva Carazo

 

• “Un pueblo que se dedica a un solo cultivo se suicida, no puede ser que se prefiera cambiar el modelo equilibrado por uno que solo crea dependencia, porque el mismo modelo es el que produce la crisis”, Felicia Echeverría

 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo