header image
Relleno de los mangos será ejemplo en Centroamérica
viernes, 25 de julio de 2008

 

Al transformar gas metano en dióxido de carbono para reducir contaminación

diarioextra.com A partir del próximo año Costa Rica comercializará en el mercado internacional bonos de carbono, producto de convertir gas metano del Relleno Sanitario Los Mangos en dióxido de carbono, el menos dañino de los gases de efecto invernadero.

Así lo explicaron Randall Cerdas, ejecutivo de desarrollo y Christian Montero, gerente de disposición de WPP, al presentar el ambicioso proyecto que vendrá a reducir la contaminación generada por los gases que emanan del relleno.

 
Cerdas detalló que es parte del proceso de cierre técnico, permitiendo financiar los costos de post cierre, ya que se prevé dejar de recibir desechos en Los Mangos en dos años, pero a partir de ahí se debe velar por la seguridad de la zona, y para ello se debe extraer el gas durante los primeros quince años, así como tratar los lixiviados.

 
El biogas se produce por la descomposición de los desechos orgánicos, y entre más cantidad de desechos, más gas. El biogas está compuesto en un 50% por gas metano, uno de los más pesados gases de efecto invernadero, más dañinos para el planeta, de ahí la importancia de tratarlo, según los expertos es 21 veces más pesado o dañino que el dióxido de carbono y, a diferencia de éste, no se absorbe por las plantas. El otro 50% es dióxido de carbono. Al quemar el biogas se convierte en dióxido de carbono y vapor de agua.

 
“Al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, no solo se está protegiendo el medio ambiente y evitando la mitigación de olores hacia las comunidades vecinas, sino que además el sistema aplica como un proyecto de mecanismo de desarrollo limpio”, explicó Randall Cerdas.

 
De manera que el hacer realidad la transformación de gas metano en dióxido de carbono va en la dirección de convertir al país en carbono neutral, es decir, que reduce la generación de gases o los compensa con servicios ambientales.

¿CÓMO FUNCIONA?

 
Mientras en el frente de trabajo del relleno se continúa recibiendo desechos sólidos, en el resto se estarán perforando 22 pozos con una profundidad de entre 12 y 14 metros, de acuerdo a la ubicación, posteriormente se interconectarán para formar una gran tubería de polietileno de alta densidad.

 
En tanto se levanta una planta de quemado del biogas, la cual requiere una acometida eléctrica de alta tensión, bombas y un sistema de monitoreo constante, totalmente digital, que permitirá determinar cuanto gas está captándose y quemándose diariamente.

El biogas será extraído por las tuberías hasta la planta donde se quema en una especie de gran chimenea, este proceso, lejos de dañar el ambiente transforma el gas metano en dióxido de carbono, o sea, reduce su peligrosidad en 21 veces con solo quemarlo.

 
Posteriormente, con la reforestación del relleno sanitario de Los Mangos los árboles y otras plantas vendrán a captar una buena parte de ese dióxido de carbono.

 

NO HABRÁ MALOS OLORES

 
Lo más importante para los vecinos es probablemente que no habrá problemas de malos olores, ya que mediante el sistema de quemado se transforma en dióxido de carbono, igual al que producimos los seres humanos al respirar.

 
Este gas es capturado por los árboles y plantas, de manera que al acompañar el proyecto con un proceso de reforestación se estará reduciendo también su efecto en el planeta.

 
Otro de los beneficios para los vecinos es que con las ganancias del proyecto se cubrirá el costo del post cierre, es decir, se garantizan los recursos suficientes para el mantenimiento de las obras durante los próximos quince años.

 
Este es el tiempo durante el cual continúa generando biogas y lixiviados en cantidades importantes cualquier relleno sanitario. 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo