header image
Inicio arrow Temas arrow Movimientos Sociales arrow Caos en Talamanca
Caos en Talamanca
martes, 10 de junio de 2008

Anacristina Rossi en página abierta Hay personas que por demasiado bellas jalan el caos. Igual le pasa a Talamanca.

Cuando se declaró el Refugio de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo para salvar de un destino guanacasteco su costa, los inversionistas -que ya soñaban con los miles de dólares que les traería la venta de lotes en esas playas prístinas y mar transparente- intentaron derogarlo, pero fallaron.


 

 

Entonces se declararon desarrolladores ecologistas y así disfrazados fueron a pedirle al Ministerio de Vivienda que segregara la playa del Refugio. El Ministerio de Vivienda les dijo que no. Otros inversionistas pidieron permiso al MINAE para hacer hotelitos, pero aprovecharon para hacer lo que les dio la gana. Y aún otros desarrollaron proyectos grandes sin ningún permiso.


Ante eso, varias vecinas pusieron el grito en el cielo y ganaron recursos de amparo. Entonces los falsos ecologistas encontraron la idea brillante de segregar la zona marítimo terrestre bajo cubierta de un Plan de Manejo aparentemente “científico” y aprobado por comunidades que nunca entendieron de qué se trataba.


Cuando las vecinas vieron que el Plan de Manejo escondía la tamarindización del principal recurso ecológico del Refugio: la playa y el mar, lo denunciaron. A una la amenazaron de muerte y calló. Pero dos grupos siguieron. Uno puso una acción ante la Sala Cuarta y la ganó, y el Plan de Manejo al día de hoy y para siempre será inconstitucional, mientras no haya un estudio de capacidad de carga. Eso significa que científicos serios deben determinar cuánta gente aguanta la zona costera sin dañarse. Pero todos sabemos que ese estudio no se hará porque a los inversionistas no les conviene.


El otro grupo, de mujeres, inició una demanda ante el Ministerio Público que en estos días se está elevando a juicio y que pidió, como medida cautelar, suspender todas las actividades de desarrollo en la franja costera. La suspensión no se acató.

 

Finalmente, como si nada de esto estuviera pasando, los actuales Ministro del Ambiente y Presidente de la República salieron con el decreto 34043 que finalmente segrega la zona costera y la entrega a la municipalidad y a los inversionistas. Es como si el Ministro y el Presidente quisieran borrar al MINAE como autoridad de conservación. Y aparentemente ha empezado una cacería de brujas para eliminar a los altos funcionarios del Área Amistad Caribe que se oponen al decreto 34043.


Ligado con todo esto viene el proyecto de una Marina, destructiva y urbana como cualquiera.


Moraleja: Los que le dicen al mundo “Paz con la Naturaleza”, pero en su propio país le declaran la guerra saltándose mandatos constitucionales y legales, se quedan sin voz.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo