header image
Pagaron ¢54 millones por árboles fantasma
miércoles, 28 de mayo de 2008

OIJ los busca por todos lados:

 
Cada uno tiene un costo de ¢18 mil en compra a empresas misteriosas. ¡Insólito! Miden más de 2 metros y tienen copas de más de 75 centímetros.

 

diarioextra.com Unos 3.100 arbolitos comprados por la Municipalidad de San José mediante dos licitaciones abreviadas por un monto de ¢54 millones podrían comenzar a ser buscados por aire, mar y tierra por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), por cuanto un regidor puso la denuncia penal asegurando que no fueron sembrados ni ingresaron al vivero de esa comuna.

 
La denuncia interpuesta por Mario Alfaro García, regidor del Movimiento Libertario, responsabilizó a Johnny Araya Monge, alcalde de San José; Mario Vargas Serrano, director de Contratación Administrativa; Marco Castro, jefe de Recursos Naturales; a nueve regidores y demás personal de la Municipalidad de San José del posible delito.

 
Alfaro García recurrió anteriormente a la Contraloría General de la Republica y al ver que el caso caminaba muy despacio decidió denunciar el hecho ante la Unidad Especializada de Trámite Rápido del Ministerio Público para que de oficio investigue qué pasó con los 3.100 arbolitos comprados con los impuestos que pagan los contribuyentes.

 
En una licitación se compraron 2.500 arbolitos a ¢18 mil cada uno para un total de ¢45 millones y en la segunda 600 a ¢14 mil cada para un costo de ¢8,4 millones.

 
No sería muy difícil encontrarlos, por cuanto según las características técnicas en octubre del año pasado -cuando se compraron- debían tener 2,5 metros de alto, 5 centímetros de diámetro

y las copas no podrían ser inferiores a 75 centímetros.

 
Gran discusión en concejo municipal

 
Para aprobar la compra se produjo una gran discusión en el Concejo Municipal de San José durante la sesión del 23 de octubre de 2007, en la cual los regidores cuestionaron fuertemente la licitación.

 
El regidor Antonio García Alexandre cuestiona por qué se concedió la licitación a la empresa Siglo Veintiuno Sociedad Anónima si entregó la garantía a destiempo, y lo más insólito, “la empresa tiene que presentar que está al día con la Caja de Seguro Social.

 
Bueno, aquí hay un documento de la empresa, en donde dice que no aparece como patrón. Entonces la pregunta que hago es ¿si no tiene empleados, cómo fue que sembró y cuido 2.500 matas?

Porque yo me imagino que para tener esa cantidad de matas con esas características de 2,5 metros de alto, rectas y todo eso, pues debería haber tenido empleados.

Pero lo que más me preocupa es cómo una empresa que no tiene empleados, siembra y cuida de los árboles. ¿Y por qué solo hay un oferente?”, dijo.

 
La respuesta el proveedor municipal, Marco Castro Camacho, no se hizo esperar. Explicó que para una licitación abreviada se necesitaban al menos cinco oferentes, pero que como no los tenían en la lista de proveedores, entonces publicaron el cartel en La Gaceta y que aun así solo esa empresa participó.

 
Respecto a la situación con la Caja Costarricense de Seguro Social dijo que al inicio la empresa no entregó el documento de ley, por so pidieron una subsanación.

 
Agregó que el requisito es presentar el documento que indica que no está morosa con la Caja y que en realidad está inscrita pero que no tiene ningún requisito que indique que debe reportar los trabajadores.

 
“Yo no soy un inspector de la Caja para ir a verificar si la empresa tiene o no trabajadores, o si está reportando menos salario. Yo no voy a hacer la labor investigativa para ver si los están reportando”, comentó.

 
Le preguntaron también si tenía ubicado el vivero o la finca donde la empresa tiene los arbolitos o si alguien en la municipalidad los conoce o los ha visto. La respuesta fue que solo saben que tiene las plantaciones están en Guápiles.

 
La sospecha de los regidores es que la empresa está domiciliada en la urbanización Siglo XXI, en San Joaquín de Flores, pero que en el sitio no tienen ningún vivero.

 
En cuanto al precio de ¢18 mil cada arbolito se debatió por qué tan caros si en los viveros de San José comprándolos al por mayor podrían llegar a un precio máximo de ¢9 mil. El proveedor aseguró que es un precio de mercado.

 
Ante esta afirmación el regidor García Alexandre le dijo: “Don Marco, no gaste dinero si usted no sabe, sobre todo el dinero que no es suyo, que es del ciudadano de esta ciudad, que aporta con sus impuestos”.

 
Demanda porque no aparecieron

 
Después de esta polémica se aprobó la compra con nueve votos a favor y cuatro en contra, pero los arbolitos, según el regidor Alfaro García, nunca fueron sembrados en las calles josefinas, los parques o los derechos de vía de las principales calles, por eso interpuso la denuncia.

 
Primero recurrió a la Contraloría General de la República, donde durante mucho tiempo el expediente no fue investigado, y para ejercer presión lo hizo ante la Fiscalía de la Unidad Especializada de Trámite Rápido para que los agentes del OIJ buscaran los arbolitos y determinar si hubo algún delito en su compra.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo