header image
Intereses ambientales y comerciales no son incompatibles
viernes, 16 de mayo de 2008

Eduardo Ramírez flores en Semanario Universidad Los intereses comerciales y la protección del ambiente no son incompatibles, aseguró Alfredo Coy, exfuncionario de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), quien dio una charla sobre "Creación de alianzas entre  gobierno y sociedad civil, para la resolución de los problemas ambientales", en el auditorio de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica.

En la charla que impartió el 29 de abril, se refirió a temas como el turismo, la responsabilidad corporativa hacia el ambiente, la educación en este campo y la protección del agua.

Coy visitó el Semanario UNIVERSIDAD en compañía de Nancy Szalwinski, agregada de cultura de la Embajada de Estados Unidos, y de Gabriela Bolaños, también de esa sección. El estadounidense respondió algunas preguntas que le planteó este medio, de las cuales se ofrece un resumen.

¿Cuáles son los principales obstáculos que usted ha visto para alcanzar alianzas entre un gobierno y la sociedad, para buscarles solución a los problemas ambientales?

-En el caso de un proyecto de mejoramiento sanitario en la frontera de México y Estados Unidos -que involucró a las comunidades de Texas, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León-, fue muy fácil porque se contó con el apoyo de ambos gobiernos. Creo que no se podría hacer una comparación con Costa Rica, porque sé que aquí la estructura de gobierno es muy diferente y pienso que será más difícil; pero, aquí también se pueden lograr alianzas y hay esfuerzos en este sentido. Debe haber un participación más fuerte del gobierno central, con sus ministerios de educación, salud y del ambiente.

¿Es posible -en la práctica- conciliar intereses tan dispares, como lo son los comerciales y los ambientales?

-Para mí no es algo incompatible. Los intereses económicos también pueden lograr cosas por el ambiente, si -por ejemplo- desarrollan una cultura de eficiencia en una empresa, que en muchos casos se logra mediante las certificaciones de gestión ambiental. Si ahorran agua y energía van a tener más ganancias, y tampoco los costos de los procesos amigables con el ambiente son prohibitivos económicamente para la empresa.

El presidente George Bush ha minimizado el impacto del cambio climático en el mundo. ¿Ha dificultado este tipo de pensamiento la articulación de esfuerzos entre el gobierno de Estados Unidos y la sociedad civil?

-Hay dos posiciones respecto del calentamiento global: unos científicos dicen que es un ciclo que se da desde que nació la Tierra. Otros dicen que es algo real. Como mucha gente afirma: es mejor tomar las medidas de rebajar los gases del efecto invernadero, que cometer el error de no hacer algo y que se produzcan desastres naturales. El Presidente puede pensar de una manera, pero hay leyes que solo se pueden cambiar en el Senado, y tampoco su posición afecta las iniciativas ambientales que desarrollan las personas o empresas.

-En algunos países en desarrollo se ha acusado a organizaciones ambientalistas internacionales por apropiarse de recursos naturales vitales, mediante la consecución de fondos de ayuda y donaciones. ¿Afectan este tipo organismos las alianzas que se podrían establecer entre el gobierno y la sociedad civil de esos países?

- Las organizaciones tienen poco impacto en lo que pasa en las comunidades. En Centroamérica, las que compran áreas para protegerlas, no me imagino que tengan tanto impacto sobre una alianza. Ahora, si es una empresa internacional muy grande y con fines de lucro, eso sí puede afectar. En estos casos, los gobiernos deben intervenir para impedirlo. Si son organizaciones no gubernamentales, estas compran áreas para protegerlas, como han hecho en Panamá y Nicaragua. Eso está muy bien.

¿Cuáles son los problemas ambientales que se deben resolver con mayor urgencia?

-En todos los países -desde México hasta Argentina- los principales problemas tienen que ver con el tratamiento de las aguas negras, el abastecimiento de energía y su ahorro, la basura y el reciclaje.

¿Qué conoce de las políticas ambientales de Costa Rica, las cuales con frecuencia son contradictorias?

-Antes de venir aquí, yo pensaba: voy a ir a un país que es modelo en la protección del ambiente. Ahora me doy cuenta que sí hay preocupación por los bosques, la flora y fauna silvestre, pero no hay tanta por las áreas urbanas, en donde hay contaminación.
 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo