header image
Setena levantó otra vez cierre de piñera en Gúacimo
jueves, 24 de abril de 2008

Vecinos reclaman inconsistencias

Javier Córdoba Morales para Semanario Universidad. Comunidad se siente engañada por levantamiento de cierre a piñera, mientras que la SETENA asegura que se han corregido problemas en la finca. 

Una vez más la empresa piñera Agroindustrial Tico Verde, ubicada en La Perla de Gúacimo, ha evitado su cierre, esta vez gracias a una resolución de la misma Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) que de manera contradictoria le había ordenado anteriormente suspender sus operaciones.   

Tal y como lo ha informado UNIVERSIDAD desde el año anterior, esta empresa ha recibido tres resoluciones en las que la SETENA ordena la clausura de la operación de la finca, la última dictada en diciembre del 2007 daba un plazo de cuatro meses que se cumplía el 4 de abril.La comunidad de La Perla de Guácimo ha organizado un movimiento de protesta que exige el cese de la actividad en esta finca, pues afirman que los agroquímicos utilizados en el cultivo desembocan en los ríos y quebradas de la zona, y temen que se contamine el agua de su acueducto rural, que pasa justo en medio de la finca.

Cuando la comunidad esperaba que la clausura de la piñera ocurriese finalmente, la resolución de la SETENA 766-2008 -de ese mismo 4 de abril- terminó con la esperanza de los lugareños al levantar el cierre para evaluar un estudio de impacto ambiental presentado por la empresa.

BLOQUEO Y CLAUSURA

Ello provocó que la comunidad de La Perla bloqueara la calle de acceso a la finca de Tico Verde el pasado 7 de abril para exigir una vez más la clausura de la piñera.La presión de la comunidad tuvo sus frutos, pues ese mismo día, la Municipalidad de Guácimo procedió a cerrar nuevamente la empacadora de la piñera, pese a que en diciembre este municipio había decidido prorrogar la patente sin que la empresa cumpliera con el requisito de tener la viabilidad ambiental aprobada por la SETENA.

Pero la orden no fue acatada por la seguridad de la empresa que trató de impedir el ingreso de los funcionarios municipales, ante lo cual el diputado del Partido Acción Ciudadana, Rafael Mardrigal solicitó la presencia de la Fuerza Pública para que finalmente se cumpliera con la disposición.Sin embargo, el vecino y dirigente de La Perla, Hugo Vindas, informó a UNIVERSIDAD que la empresa continúa con la actividad en la empacadora, aunque esté sellada, hecho que está registrado en un video casero.La abogada del Centro de Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales (CEDARENA), Gabriela Cuadrado, confirmó la existencia del video, el cual fue aportado como prueba ante la Fiscalía Adjunta Ambiental.

La comunidad de la Perla presentó un recurso de revocatoria ante la SETENA para que decline en su decisión, al tiempo que planea presentar un recurso contencioso-administrativo en contra de esta entidad gubernamental. Estas dos acciones legales hicieron que los vecinos levantaran el bloqueo a la espera de resultados.

Lourdes Brenes, integrante del Foro Emaús cuestionó el proceder de la SETENA, pues la empresa Tico Verde nunca ha cumplido con las resoluciones de paralizar labores que esta instancia ordena y ahora la empresa seguiría operando sin tener aprobada su viabilidad ambiental."Al final de cuentas nosotros nos temíamos que la SETENA hiciera lo que hizo, levantar el cierre técnico ahorita, y nos pareció curioso que el viernes antes de la Semana Santa nos comunicaran por fax que en ese momento iban a comenzar a analizar el Estudio de Impacto Ambiental para ver lo de la viabilidad", comentó Brenes.Secretaria de la SETENAEstudio en evaluaciónLa Secretaria General de la SETENA, Sonia Espinoza, explicó que se tomó la decisión  de levantar el cierre de la piñera para evaluar el cumplimiento de algunas correcciones que realizó la empresa al Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Espinoza ocupa el cargo de Secretaria General desde el pasado 1 de abril, pero antes ocupó la jefatura de la sección de Seguimiento Ambiental, y fue precisamente ella quien en una primera visita que hizo a Tico Verde -el pasado16 de octubre del 2007- tomó la decisión de suspender labores en la empacadora.En esa visita en la que participó un equipo de UNIVERSIDAD, se pudo constatar que las observaciones realizadas por Espinoza llevaron a la SETENA a ordenar por segunda vez la paralización de la actividad en Tico Verde,  porque el primer cierre, programado para el 19 de septiembre de ese año, fue irrespetado.

Espinoza aseguró que paralelo al plan de clausura de Tico Verde, la empresa ha cumplido con algunos requerimientos del instrumento de evaluación, y ahora deberá presentar en un plazo de 30 días una declaración jurada de compromisos ambientales.Esta declaración incluiría medidas para mitigar a largo y corto plazo el riesgo de contaminación de las aguas y la erosión del suelo.

Sin embargo, la aceptación del EIA no implica que la empresa tenga aprobada la Viabilidad Ambiental, por lo que UNIVERSIDAD cuestionó  por qué una empresa puede funcionar sin cumplir con este requisito, que de hecho no ha tenido desde que inició sus operaciones hace más de tres años."Porque ha cumplido con los requisitos, lo que pasa es que hay requisitos técnicos y requisitos administrativos, se toma en cuenta la garantía de compromisos, la definición de un monto de inversión para definir la garantía ambiental, ya nombraron un regente ambiental y la declaración jurada ya la mandaron; lo que falta es mandar una bitácora ambiental para cuando se inicie el proceso de la COMIMA", respondió Espinoza.

La Comisión Mixta de Monitoreo y Control Ambiental es un grupo coordinado por un funcionario de SETENA y que integra representantes del Ministerio de Salud, del Ministerio de Cultura, de la Municipalidad de Guácimo, un persona elegida por la comunidad y un representante de la empresa que dará seguimiento al caso.Sobre la inconsistencia en los criterios de la SETENA en este caso, pues tres veces mandan a cerrar la empresa, y luego levantan el cierre, la Secretaria General negó que haya cambiado el criterio.

"Se analiza el EIA para hacer cumplir la regulación, o sea, el criterio no ha variado, lo que se hizo fue el plan de cierre para una serie de implementaciones de medidas ambientales, pero el análisis no solo se hace a nivel de campo, sino que también se hace un análisis integral con grupos interdisciplinarios para ver la información, porque hay informes técnicos que están incorporados en el expediente", aseguró Espinoza.Comunidad cansadaMarlene Barrantes, vecina: "El temor de nosotros es que nos sigan cogiendo de juguete, que SETENA no venga y cierre de una vez la piñera. Tengo 10 años de vivir aquí y hay muchos cambios en el agua.

A una vecina mía se le murieron las tilapias y eso fue por el agua contaminada, que ahora tiene como una nata blanca". Luis Fernando Cruz, dirigente comunal: "Ahora estamos preocupados porque si dejamos el paso libre aquí, ellos van a sacar la piña por otro lado y seguir aplicando químicos. Con SETENA el asunto es que se echaron gente de ahí y vinieron otros que no saben nada de este asunto".

Concepción Aguilar, vecina: "Esta lucha es por la vida, por el agua pura y sin contaminación, porque el agua no se va a terminar, el agua está ahí permanente, pero si se contamina es como si no estuviera".

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo