header image
La denuncia no desprestigia, el incumplimiento sí
martes, 22 de abril de 2008

informa-tico.com Las grandes comercializadoras de piña y sus aliados en el sector público y el privado, alegan que las últimas informaciones que cuestionan su modelo productivo son parte de una campaña de desprestigio: esto es absolutamente absurdo. ASEPROLA Esas empresas funcionan sin requisitos ambientales, sin requisitos laborales, sin requisitos sociales, es decir, funcionan tal y como su lógica de producción les indica.

 

Las grandes comercializadoras de piña y sus aliados en el sector público y el privado, alegan que las últimas informaciones que cuestionan su modelo productivo son parte de una campaña de desprestigio: esto es absolutamente absurdo.

La Asociación Servicios de Promoción Laboral, al lado del Foro Emaús y otras organizaciones nacionales y extrajeras, ha denunciado en varias ocasiones las violaciones a los derechos laborales y los perjuicios ambientales que provoca la expansión piñera en Costa Rica.Recientemente el Tribunal Ambiental Administrativo reveló que una gran parte de las plantaciones de piñas existentes en Limón laboran sin las necesarias condiciones ambientales. Este Tribunal está investigando 26 denuncias contra plantaciones ubicadas en Guácimo, Guápiles y Siquirres.

Asimismo, un reciente estudio de la internacional OXFAM acusa a 5 cadenas de supermercados alemanas de propiciar "catastróficas condiciones de trabajo", al hacer uso de su poder de compra para presionar en la cadena productiva, situación que repercute en el eslabón más débil: la persona trabajadora.Problemas como contaminación de aguas destinadas al consumo humano, contaminación en ríos, destrucción de bosques secundarios de manera indiscriminada, presión a pobladores para que vendan sus propiedades, problemas en el aumento de plagas como moscas, malos olores, desvío de aguas de ríos, aumento y proliferación de enfermedades respiratorias, de la piel y de articulaciones, son solo efectos ya estudiados por varias organizaciones, entre ellas nuestra Asociación.

 El problema central para ASEPROLA es el tema laboral: largas jornadas laborales, contratos ilegales y en el mejor de los casos el uso de la contratación por medio de personas u organizaciones tercerizadoras (contratistas), la misma intolerancia empresarial hacia la posibilidad de asociarse en organizaciones laborales de trabajadores, hacen de esta actividad, en el tema laboral, una copia exacta de las condiciones precarias que viven las personas trabajadoras en las bananeras del país.La producción de piña es una importante fuente de empleo en las zonas donde estas plantaciones se ubican, pero esa necesidad ha sido interpretada como un "permiso" para ignorar las leyes que exigen condiciones justas de remuneración y de seguridad social.

Alguien indicó que la escogencia entre trabajo y derechos era lo que mandaba ahora, esa nefasta lógica implica que las personas deben escoger entre "trabajo" y "trabajo con derechos".Las organizaciones dentro del área de la producción nunca han deseado la pérdida de empleos, pero si un apego a las leyes laborales acompañado de un uso sostenible de la tierra, que no atente contra la salud humana, ambiental y ofrezca medidas claras de mitigación de impacto.

Si una empresa cierra sus operaciones, como está pasando en el Caribe costarricense, no es por la presión social, sino por el incumplimiento sostenido de las normas sociales y ambientales, contando en muchos casos con la complacencia de autoridades de entidades públicas, cómplices en unos casos, negligentes en otros.ASEPROLA reitera que el objetivo de las organizaciones denunciantes no es cerrar fuentes de trabajo o impedir las jugosas ganancias que tienen las empresas, y reconoce que el justo equilibrio entre ambas partes hace crecer social, económica y ambientalmente un país.

El viejo pretexto de que toda denuncia a la agro-exportación es producto de una campaña de desprestigio por parte de las organizaciones sociales no se hace esperar. La investigación realizada por OXFAM-Alemania, denuncia una serie de irregularidades, tanto en las plantaciones de piña como en las cadenas de comercialización. Se nos dice entonces, que las violaciones laborales comprobadas, las violaciones ambientales comprobadas, la evasión de la ley forestal, de aguas, la no-tenencia de estudios de impacto comprobados por autoridades serias e investigaciones serias, son una campaña de desprestigio, pero ASEPROLA sabe que en realidad el desprestigio es causado directamente por los violadores de la ley.*Comunicado de ASEPROLA.

El fin de la denuncia es lograr que tanto la persona que produce la piña en el campo tenga posibilidad de darle a su familia una vida digna, como a la familia que consume en Europa, la tranquilidad de lo que se come no está siendo producido mediante la explotación de las personas y el daño al medio ambiente.Asimismo, dijo que desde hace años el ayuntamiento local realiza una serie de denuncias sobre anomalías presentadas en diversos aspectos, pero lo que ha reinado es la impunidad en cada uno de los casos.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo