header image
Inicio arrow Temas arrow Biodiversidad arrow Proyecto Barva: un desastre ambiental
Proyecto Barva: un desastre ambiental
lunes, 21 de abril de 2008

Dr. Freddy Pacheco Catedrático UNA. La laguna, principal "imán turístico" del proyecto conque se propone "desarrollar" la sección del volcán Barva del Parque Nacional  Braulio Carrillo, es y debe ser declarada intocable.  La vegetación que le sirve como telón verde a todo su alrededor es tan densa que no deja espacio ni para imaginar siquiera la construcción de un "mirador" que pudiere albergar a más de una decena de turistas, como el que difícilmente se abre campo en una de sus empinadas laderas.  Y en cuanto a ampliar (como se ha sugerido) el techito construido en el diminuto rincón por donde se pretendió alguna vez drenar la paradisíaca laguna, hay que estar fuera las cabales para siquiera pensar algo semejante. 

El dinero invertido hasta ahora como parte del mal llamado desarrollo, más bien ha servido para resaltar los defectos del descabellado proyecto.  La ampliación del sendero, hasta convertirlo en una carretera de casi un kilómetro de longitud, es la evidencia más clara del impacto que le esperaría al ecosistema del Barva.  No es raro observar en la misma, huellas de felinos, dantas y otros animales, como comprobáramos hace pocos días, en compañía de estudiantes de la Universidad Nacional.  La gran casa construida con madera importada, muestra fehaciente de las ideas de "grandeza" que algunos quieren aplicar en esa área natural, se presenta como un preámbulo de lo que le esperaría a la laguna del Barva de permitir que se hicieran las "obras" propuestas.  Un trencito, un teleférico, centros de visitantes, parqueos para decenas de vehículos y buses, servicios sanitarios para unas 200.000 personas, restaurante, y quién sabe cuántas cosas más. ¡Un desastre ambiental!

Además de no entender por qué se ensañan contra esa parte de un parque nacional, promoviendo acciones destructivas en una zona de recarga acuífera y riqueza de flora y fauna extraordinarias, quisiéramos saber por qué se insiste en destruir esa área de conservación.  Como los "estudios" que se proponen para justificar el desastre no podrían llegar a conclusiones diferentes, sugerimos ahorrar ese dinero e invertirlo más bien, en reforestar el área que se quiere cubrir de cemento y darles mejores condiciones a los funcionarios del Minae que luchan por su conservación.

  Los quetzales no pueden convivir con el ruido y los gases de los motores de diesel que llegarían hasta el "primer parque nacional herediano", que se segregaría del Parque Nacional Braulio Carrillo, cual si a los costarricenses nos importara la ubicación política de las áreas de conservación.  Las cada vez menores áreas de recarga acuífera que por el urbanismo descontrolado tienen a Costa Rica al borde de una emergencia por el agua potable,  tendrían en el proyecto del Barva un aliado destructivo de primera categoría.  La confusión existente entre turismo y ecoturismo se profundizaría y la imagen de nuestro país como un país verde amante de la naturaleza, que desde el Instituto Costarricense de Turismo se promueve, sufriría un retroceso.  En fin, ahora que desde el Minae el viceministro Rodríguez encargado de su promoción está dejando pasar el tiempo, y  que desde la UNA, la Empresa de Servicios Públicos de Heredia, la Asociación Pro Parques, los diputados Fernando Sánchez y Maureen Ballestero, la Municipalidad de Barva, el ICT y otros supuestos promotores parecen haber abandonado a la criatura (como sucediera también hace más de un año con el proyecto de Parques Nacionales Sociedad Anónima) muy  respetuosamente solicitamos al Poder Ejecutivo declarar públicamente su oposición a tan destructivo proyecto.  Ya es hora de detener la guerra a la naturaleza.   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo