header image
Más de 70.000 costarricenses han firmado contra UPOV
martes, 01 de abril de 2008

PLN y aliados siguen su trámite en Congreso

Informa-tico.com Más de 70.000 personas firmaron hasta ahora para exigir una consulta popular que decida si se aprueban o no los proyectos de Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV), que forman parte de las leyes complementarias del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados, Centroamérica y República Dominicana, y están en trámite legislativo

Convertido en un movimiento social de resistencia, más que en un acto jurídico electoral, la campaña de recolección de firmas continúa intensamente pese a que la Asamblea Legislativa apura el trámite de las leyes UPOV, como parte de la agenda paralela del TLC.

La Federación Costarricense para la Conservación del Ambiente (FECON) -gestora de la iniciativa para recoger firmas y llevar a consulta las leyes de UPOV, con el apoyo de otras organizaciones y comités patrióticos - explicó a Informatico.com que tiene informes de que el grupo de diputados del G-38 están corriendo con los trámites para presentar al plenario el proyecto y someterlo a la aprobación en segundo debate a fin de impedir el referendo.

"El final del esfuerzo de recolección de firmas sería el momento en que la Asamblea Legislativa le dé segundo debate. Vamos a seguir, que el tren legislativo sienta lo que es pasarle por encima a más de 70.000 personas", comentó Fernando Francia, dirigente de FECON.

Las organizaciones sociales piden que se sumen más voluntades y firmen. Un lugar, Movimiento Estudiantil Alternativo (MEA)costado norte del Edificio Saprissa, FECON, carretera a Sabanilla

El objetivo del gobierno es aprobar el Convenio Internacional UPOV en la Asamblea antes de abril con lo que se eliminaría toda posibilidad de referéndum" agregó el dirigente ambientalista.

"Aunque se aprobaran las leyes y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) se niegue a convocar el referendo, explicó Francia, el proceso servirá para que la gente se informe acerca de cómo les afectan estas leyes; así como para denunciar las irregularidades cometidas en su trámite y fortalecer al movimiento social, que no descarta la celebración de un referendo revocatorio, para derogar las leyes, en caso de que sean aprobadas".

"El Tribunal Supremo de Elecciones ha puesto piedras en el camino. Pero todavía estamos a tiempo para demostrar la legitimidad que tiene una propuesta como ésta, a pesar de que en la Asamblea Legislativa hay gente que no quiere escuchar la voluntad popular", comentó.

Más de 70.000 personas ya firmaron, entre a Yo firmo.com e informese donde puede firmar en su comunidad

La ley se encuentra en consulta en la Sala Constitucional, que tiene 30 días para pronunciarse antes de que el proyecto pueda volver para su segundo y último debate en el Legislativo.

"Deberían de preguntarse por qué hay tanta gente que quiere ser consultada, pensar en una consulta definitiva. Este tren legislativo no para, ni ante la duda. El tren de los 38 diputados sigue pasando por encima de miles de voluntades", manifestó Francia.

 

La posibilidad de que las leyes UPOV no sean votadas en el parlamento, sino en consulta popular, surgió luego de que el pasado 21 de diciembre el TSE autorizó al Bloque Verde de organizaciones ecologistas la recolecta de firmas para pedir un referendo.

De acuerdo con la ley, deben reunir al menos una cantidad igual al 5% del padrón electoral (aproximadamente 135.000).

Sin embargo, el Tribunal aclaró que el trámite de los proyectos continúa en el Poder Legislativo, hasta tanto no se produzca la convocatoria oficial al referendo, la cual en todo caso, estableció el TSE, no podría ser antes del 7 de julio.

Esto puso contra el tiempo a los gestores de la consulta, porque los proyectos avanzan aceleradamente en la Asamblea Legislativa, donde el proyecto UPOV ya recibió primer debate a principios de marzo.

 

Académicos de la Universidad Nacional destacan que desde la década de 1990, empezaron en ese centro de estudios superiores a cuestionar el patentamiento de las semillas, las plantas y las células humanas.

Fue un tema de estudio y análisis, que del recinto universitario fue llevado a numerosas comunidades por todo el país, a través de talleres y foros que se realizaron como parte de la extensión universitaria, donde se discutía también el uso de variedades vegetales transgénicas (genéticamente modificadas).

El Tratado UPOV se logró parar en la Asamblea Legislativa en 1999 y en el 2002 se detuvo nuevamente. En el 2003 los negociadores del TLC se comprometieron por escrito a no incluir el tema UPOV en dicho tratado, pero traicionaron al movimiento ecologista y campesino, pues finalmente lo incluyeron.

"Hay sectores que han concurrido para que no tengamos el tiempo reglamentario, la ley dice nueve meses, pero van a toda marcha, a toda prisa", añadió el dirigente de FECON.

"Esta es una campaña inédita, que no tiene precedentes, una campaña contra el tiempo. Pero vamos a seguir, seremos más de 70.000 voluntades que piden ser consultados sobre estas leyes tan nefastas para el país. Seguiremos aunque el implacable tren de los 38 diputados nos pase por encima", concluyó.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo