header image
Indígenas piden atención y que se rechace el TLC
lunes, 19 de febrero de 2007

 

Por Javier Cordoba Morales.Semanario Universidad.Cansados de ver cómo sus proyectos no son convocados y de no ser consultados como corresponde en las decisiones que los afectan directamente, los pueblos indígenas se han convertido en visitantes frecuentes de la Asamblea Legislativa para hacerse oír.
 
Primero fueron las organizaciones lideradas por el Foro Nacional Indígena, quienes recordaron a los diputados la necesidad de que se tramite el proyecto de ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas, el cual ya fue consultado y dictaminado.

Luego fueron las comunidades bribris, las que con más de 1.000 firmas en mano, solicitaron retirar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, o que al menos se les consulte sobre lo que les atañe, tal y como lo establecen los convenios internacionales.

A MEDIO CAMINO


El Foro Nacional Indígena reclamó que en la "limpia" de proyectos de ley que hizo el Poder Ejecutivo para dar prioridad al TLC, se dejó nuevamente fuera la Ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas.

Esta úlitma tiene más de 10 años de circular en la corriente legislativa, y el actual gobierno se comprometió desde su llegada a aprobarla lo antes posible; pero como muchos otras leyes, ha tenido que sucumbir ante la agenda del TLC.

"Dejémonos de promesas a los indígenas, cuando vemos que en la práctica no se hace nada. Nos apuraron para que hiciéramos la consulta lo antes posible, esta Asamblea Legislativa gastó más de ¢9 millones ($18.000 aproximadamente) para hacer esa consulta, y ahora el proyecto no está convocado", dijo Oscar Almengor, dirigente del Foro Indígena.

Para los integrantes de esta organización, la aprobación del TLC y la ausencia de una nueva legislación para su pueblo, significaría la ruina total de pequeños productores, y para los ya de por sí empobrecidos pueblos autóctonos de Costa Rica.

"La pobreza, la desigualdad, la desnutrición siguen avanzando por los pueblos indígenas, y por eso queremos exigirle al Ejecutivo que convoque el proyecto. ¡Que Oscar Arias predique con el ejemplo!", expresó Almengor.

Esta ley, además de reorganizar la representación indígena, prevé que los primeros habitantes de Costa Rica finalmente sean sujetos de crédito, esto sin afectar el modelo de propiedad comunal en el que se organizan los 24 territorios indígenas en el territorio nacional.
 
AMENAZAS

Además de las organizaciones, grupos de civiles indígenas también buscan hacerse escuchar ante las autoridades, como lo hicieron las comunidades de Talamanca, Kekoldí y Chiroles.

Timoteo Jackson, "cacique" de la población Bribri de Talamanca, expresó que su pueblo se opone rotundamente al Tratado de Libre Comercio, pues se verá seriamente afectada su forma de vida.

"No soy preparado en el estudio, pero sí me siento muy maltratado y soy vocero de mis hermanos indígenas. No más maltrato a los indígenas, no más robo a los hermanos. Hemos estado luchando desde hace mucho tiempo para proteger nuestro bosque y nuestros ríos, y en la montaña la riqueza que Sibo dios nos regla, hoy una vez más nos quieren destruir", expresó Jackson.

Maura Mayorga, presidenta de la Asociación Kekoldi de Talamanca, reveló un manifiesto elaborado por su comunidad en el que se solicita nuevamente que se consulte el TLC a los pueblos indígenas, tal y como lo exige el Convenio 169 de OIT.

"Exigimos al poder ejecutivo que de los recursos económicos que se están utilizando para hacer propaganda al tratado, se dispongan para dar a conocer ampliamente en el ámbito nacional los estudios, investigaciones y opiniones divergentes de amplios sectores del país, y en general una discusión responsable" , leyó Mayorga.

Los indígenas también exigieron un pronunciamiento del la Sala Constitucional, en vista de que el año anterior la Comisión de Asuntos Internacionales de la Asamblea Legislativa, rechazó toda posibilidad de consultar el TLC a los pueblos originarios.

El exfutbolista y líder indígena Benjamín Mayorga, también de la comunidad de Talamanca, explicó los motivos por los cuales los indígenas se consideran afectados por el TLC, y por ende lo que justifica la consulta.

"Los productores estadounidenses al ser subvencionados tienen una clara ventaja sobre nuestros agricultores, mientras los indígenas no son sujetos de crédito bancario en este país y eso debe estar claro, porque ya estamos quebrados antes de empezar", añadió Mayorga.

Para Mayorga también es preocupante el tema de la seguridad social, la cual se verá sensiblemente afectada en las zonas indígenas si se dejan de producir medicamentos genéricos.

MÁS DE MIL DICEN NO


Las comunidades bribris, entregaron personalmente al presidente del congreso, el oficialista Francisco Antonio Pacheco, el documento donde solicitan que se les consulte el TLC, acompañado por más de 1.000 firmas de personas de su comunidad.

Pacheco no pudo esconder la molestia que le causó la solicitud de los indígenas, pues él ha sido uno de los principales defensores del acuerdo comercial.

"A pesar de que estoy a favor del TLC, como lo estamos muchos, no porque seamos malos o seamos tontos, sino que pensamos distinto, me agrada que los pueblos indígenas se manifiesten, creo que necesitan un apoyo respetuoso de sus costumbres de sus lenguas, de su manera de ver el mundo, hay una manera diferente de ver el mundo", dijo Pacheco.

El legislador, visiblemente incómodo,  prometió revisar el documento y se retiró rápidamente.

Geiner Blanco, de la Mesa Nacional Indígena, indicó que de no darse una respuesta positiva para la consulta indígena, ya existe un grupo que trabaja en la formulación de recursos legales ante instancias nacionales e internacionales.

"Un grupo de asesores estudian la viabilidad de la consulta a los pueblos indígenas, de todo el tratado y una parte de los cuatro capítulos que afectan directamente a los indígenas. Vemos que legalmente es posible, lo que pasa es que falta voluntad política", aseguró Blanco.
 
PEQUEÑOS AMENAZADOS
 
Lejos de representar una oportunidad para ampliar sus mercados, los indígenas que se dedican a la agricultura orgánica también ven en el TLC una amenaza para esta forma de producción que va ganando preferencias en mercados europeos.

Filidencio Cubillo, de la Asociación de Pequeños Productores Orgánicos de Talamanca, explicó que esta actividad da sustento a 1000 familias indígenas de la zona, que se dedican al cultivo sin agroquímicos de productos como banano, plátano, carambola, yuca, entre otros.

"Nosotros sobrevivimos de la agricultura orgánica, la semilla natural, y todo eso que Dios nos dejó, y si eso es cambiado por la semilla modificada, sería una ofensa para los pueblos indígenas y al mandato de Sibo; y además podemos perder los mercados de Alemania y Suiza", aseguró Cubillo.

Según  Cubillo además de la difícil competencia con los productores estadounidenses, el hecho de que se permita el ingreso de semilla transgénica podría a cabar con un nicho que ha traído grandes beneficios a estas empobrecidas comunidades.
 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo