header image
El TLCAN, la muerte para el campo mexicano
lunes, 07 de enero de 2008

Greenpeace DF, México — La apertura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para el maíz y el frijol a partir del 1 de enero es un golpe tremendo para la soberanía alimentaria de los mexicanos, ha advertido Greenpeace.

Es urgente que el gobierno mexicano diga claramente que el maíz y el frijol no formarán parte de ese acuerdo. México ha suscrito más de diez convenios internacionales desde 1994 y en ninguno de ellos se considera liberar estos productos. Permitir que entren libremente maíz y frijol extranjeros a México implica una gran pérdida económica para los agricultores nacionales.

En 12 años del Tratado de Libre Comercio se han perdido 2 millones de empleos rurales, y las importaciones de alimentos se han elevado hasta ser de más de 125 mil millones de dólares.

Los productores nacionales de maíz se han visto obligados a enfrentar una competencia desleal ante un maíz forrajero --proveniente de Estados Unidos-- de pésima calidad y además altamente subsidiado por el gobierno de aquel país, lo cual ha provocado que la producción de este grano básico sea insostenible para los campesinos mexicanos.

Por si esto fuera poco, la importación de maíz ha causado graves daños a la biodiversidad, ya que no es posible distinguir entre el maíz convencional del transgénico, no se cuenta con un sistema de etiquetación que permita identificarlo, y tampoco existe control alguno para evitar la siembra de estas semillas.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo