header image
Contaminación de aguas por actividad piñera en Guácimo y Siquirres
martes, 30 de octubre de 2007
www.informa-tico.com. Dirigentes ambientalistas de la zona de Guácimo y Siquirres, en el Caribe de Costa Rica, denunciaron que las empresas piñeras están provocando una peligrosa contaminación de las aguas en la región, y demandaron que se detenga la expansión de esta actividad, relacionada principalmente con la agricultura de exportación.

El Comité Ambiental de Guácimo (unos 100 km al este de San José) aseguró la semana anterior, en una conferencia de prensa celebrada en la Asamblea Legislativa, que las empresas productoras de piña siguen utilizando agroquímicos altamente tóxicos que contaminan las fuentes de agua de la región.

Uno de esas sustancias es el "bromacil", un producto que instituciones científicas de todo el mundo han identificado como un poderoso agente cancerígeno, entre ellas la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Francia) y la Agencia para la Protección del Ambiente de Estados Unidos (EPA).

Estudios de la Universidad Nacional y del Laboratorio Nacional de Aguas del Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA) han encontrado en los acueductos de la zona concentraciones de 1,4 microgramos de bromacil por litro, lo cual sobrepasa ampliamente los estándares aceptados en la Unión Europea.

Martín Chavarría, uno de los dirigentes del Comité Ambiental, explicó que unas 6.000 personas en los cantones más afectados están recibiendo agua potable que AyA distribuye por medio de camiones cisternas. Sin embargo, el resto de la gente está consumiendo el agua contaminada, porque no tiene alternativa.

Mientras tanto, las transnacionales siguen insistiendo en que no hay ningún problema con el agua y que los pobladores pueden consumirlas confiadamente, porque los estudios de la Universidad Nacional y de Acueductos y Alcantarillados son erróneos.

Además de producir distintos tipos de cáncer, investigaciones hechas en Estados Unidos relacionan el bromacil con anormalidades genéticas, particularmente del sistema musculoesquelético.

Ganadería en picada

Por otra parte, los denunciantes aseguraron que las piñeras acumulan sus desechos orgánicos en grandes cúmulos que son focos para la atracción y reproducción de una especie de mosca succionadora, conocida con el nombre científico de "Stomoxys calcitrans", que ataca el ganado.

"Hay una reproducción descomunal de la mosca en las zonas de Guápiles y Siquirres y las pérdidas para los ganaderos son millonarias. Ellos (las empresas piñeras) recogen las ganancias, nosotros las pérdidas, que son millonarias", aseguró Chavarría.

"Lo que están haciendo (las compañías productoras de piña) es presionar a la gente para que les vendan las tierras, porque ellos ya no tienen hacia donde extender sus plantaciones", afirmó el dirigente ambientalista.

Precisamente, una de las principales preocupaciones del Comité Ambiental de Guácimo es que varias transnacionales están planeando expander sus plantaciones a otros cantones de la zona, que aún no han sido afectados por la contaminación.

"Nosotros no estamos planteando que las compañías se vayan, ni que se deje de producir la piña, sino que se respeten las leyes ambientales del país y que las instituciones del Estado ejerzan un adecuado control de las actividades de estas empresas", apuntó Chavarría.

Cero control

Según los ambientalistas, los ministerios de Agricultura y del Ambiente, no tienen ninguna capacidad para controlar la actividad piñera, pues el personal es insuficiente.

"El ministerio del Ambiente sólo tiene tres inspectores para toda la región del Atlántico, no hay ninguna posibilidad de que puedan controlar el problema", señaló el dirigente.

Aunque la actividad es desarrollada por muchos productores locales, los grandes exportadores son empresas transnacionales como Dole y Pindeco, que según los ambientalistas imponen sus condiciones para comprar la fruta, entre ellas el paquete tecnológico (que incluye los agroquímicos).

Otras entidades, como la Iglesia Católica de Limón, han denunciado la situación que afecta a los vecinos, así como las malas condiciones laborales que deben soportar unos 7.000 trabajadores costarricenses en la fincas piñeras.

En los últimos años, la piña se ha convertido en uno de los productos agrícolas de exportación más dinámicos de Costa Rica.

Según datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), en el 2005 se exportaron 325 millones de dólares en piña, lo que representa un 23,5% del total de exportaciones agrícolas del país, sólo superadas por el banano.

En el 2006, el valor de las ventas de esta fruta se elevó a 430 millones de dólares y representó un 25,2%

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo