header image
Piñeras contaminan mantos acuíferos
viernes, 31 de agosto de 2007
Semanario Universidad por Vinicio Chacón.Al menos una de las empresas implicadas niega que actualmente lo haga y busca sustituir los agroquímicos encontrados.

"Por primera vez en la historia se determina que un acuífero se contaminó con un plaguicida y, aunque esté en trazas y por debajo de la norma internacional, lo menos que puede hacer el Instituto Nacional de Acueductos y Alcantarillados (AyA) como ente rector del agua, es denunciarlo".

Con esas puntuales y tajantes palabras explicó Darner Mora, Director del Laboratorio Nacional de Aguas del AyA, la gravedad de la situación que se presenta con el agua potable en el cantón de Siquirres.

Las localidades de La Francia, Milano, Luisiana y Cairo, que reúnen a una población de alrededor de 6 mil habitantes, han visto sus fuentes de agua contaminadas por agroquímicos utilizados en el cultivo de la piña, según lo informaron recientemente tanto esa institución como el Ministerio de Salud.

Un comunicado emitido en conjunto por ambas entidades el pasado 14 de agosto, señaló que un análisis que realizó el Laboratorio Nacional de Aguas "logró determinar la presencia de Bromacil, Diurón y Tridamefón".

Ante ello pusieron en marcha un plan de abastecimiento de agua a las comunidades mediante camiones cisterna, además de colocar tanques de distribución en sitios estratégicos.

Mora apuntó que entre el 2003 y el 2006 ese laboratorio realizó un estudio en conjunto con la Universidad Nacional. "Esos resultados indicaron que había una contaminación persistente con bromacil y otros dos plaguicidas".

Carlos Arguedas, Presidente de la Asociación Ambientalista de Protección de Cuencas del Cantón de Siquirres, explicó que se trata de "dos fuentes de contaminación fuertes".

"En la comunidad de Milano la fuente de contaminación es la empresa Frutex. Mientras que en Cairo, Herediana, La Francia y Luisiana, se trata de la Hacienda Ojo de Agua", puntualizó.

"La información que tenemos es que Hacienda Ojo de Agua utiliza agua nacida en las partes altas de las montañas, mientras que la población utiliza de las partes bajas. El problema con Frutex también tiene que ver con contaminación de la naciente subterránea del agua. Se trata de dos empresas sobre las que se descubre al mismo tiempo un problema idéntico", apuntó.

Un informe elaborado por AyA "señala que los cultivos de piña se encuentran a solo 20 metros de las nacientes, aunque la Ley exige un perímetro de protección de al menos 200 metros", según lo consignó La Nación el pasado 17 de julio.

Por su parte, Alexánder Bolaños, Gerente General de Hacienda Ojo de Agua, aseguró que esa piñera no utiliza el bromacil "en el área cercana al acueducto que nos compete, el producto que usamos no es ninguno de los mencionados como contaminantes por las autoridades y la prensa".

"Puedo demostrar con resultados de laboratorios acreditados y certificados en el país para análisis de plaguicidas, que el agua del acueducto de Cairo, el cual nos compete, no está contaminada", aseguró.

CANCERÍGENO

De particular preocupación es la presencia de bromacil, pues es un disruptor endocrino, es decir, interfiere con el sistema hormonal y  puede alterar o interrumpir sus funciones normales, tanto cualitativa como cuantitativamente. De acuerdo con María Luisa Ávila, Ministra de Salud, el daño para el ser humano es "teórico", pues los efectos nocivos han sido estudiados en ratas de laboratorio, en las que generó cáncer de tiroides, riñón y de hígado, además de daño cromosómico que afectó a las siguientes generaciones.

La jerarca reconoció que por ello "se recomienda limitar su exposición", aunque aclaró que de acuerdo a la información que maneja, "los niveles han sido bajos y se requieren mayores niveles y por épocas más largas, de 20 a 30 años; sin embargo, eso es independiente de la necesidad de que no se dé dicha exposición".

Agregó que un análisis del patrón epidemiológico local, no arrojó evidencias de que las patologías relacionadas al bromacil se presenten en estas comunidades con mayor frecuencia que en el resto del país.  Pero aclaró que "el agua no debe contener estos químicos bajo ninguna circunstancia".

Consultada sobre el carácter paliativo de la repartición de agua realizada por el Ministerio de Salud y AyA, la funcionaria informó que se tomarán otras medidas como la limpieza de los acueductos a través de la colocación de filtros de carbón activado, la construcción de un nuevo acueducto, "ya sea que salga de Siquirres o de la misma zona, aunque desde una mayor altura del actual".

También destacó el giro de órdenes sanitarias a las empresas "que les manda no volver a usar los productos, entre ellos el bromacil". Sin embargo, Bolaños aseguró que no ha recibido nada en ese sentido.

"Es falso que Hacienda Ojo de Agua esté contaminando", insistió el gerente general de la empresa, al tiempo que señaló: "Por fuentes muy confiables, entiendo que un estudio de AyA, hace menos de un mes, realizado a en un laboratorio privado acreditado, también salió limpio".

 Cuestionado sobre el hecho de que AyA y el Ministerio de Salud reparten agua a la población, insistió en que "no sé de dónde sacan el argumento, hemos tratado de hacer una cita para reunirnos y que nos expliquen, pero no ha sido posible".

EL PROBLEMA PERSISTE

El ambientalista Arguedas señaló que en la comunidad existe el temor de que se dé un "encubrimiento" del problema, en vista de que los últimos análisis dan negativo.

"Tengo copia de un documento de Hacienda Ojo de Agua, en el cual presenta estudios hechos por ellos que apuntan limpieza total y parece que el gobierno empieza a darle respaldo a esa tesis y a dejar por fuera los informes presentados por AyA y la UNA", comentó.

Añadió que "lo primero es una investigación imparcial, donde realmente se conozca el lugar donde se toma la muestra, pues sospechamos que se hizo de una parte que está limpia".

Por su parte, Mora informó que los análisis que Hacienda Ojo de Agua ha realizado datan de los últimos dos meses. "Dejaron de usar el bromacil hace más o menos tres meses, antes de que saliera esta denuncia, porque ya sabían que venía. Puede ser que los resultados en estos momentos salgan negativos, sin embrago ese mismo laboratorio privado, Chemlabs, lo contratamos para hacer nuevos análisis".

Mora reconoció que las empresas están tomando medidas correctivas, mas recordó que "hemos sido claros en que la concentración de los plaguicidas no sobrepasa los límites internacionales, aunque también en que una fuente de agua no debe tener ningún vestigio residual ni traza de ellos".

Sobre los resultados que anunció Hacienda Ojo de Agua, Mora expresó que la semana del 13 al 17 de agosto se realizó un análisis con el mismo laboratorio, y los resultados dan negativos por bromacil y otros dos plaguicidas, pero aparecen trazas de uno nuevo, carbaril, "que no es tan dramático, pero sí puede afectar la salud". En su criterio se deben realizar más análisis para hablar de una verdadera contaminación con este herbicida.

Desde su óptica, las piñeras deben "ser inteligentes y proteger las fuentes de agua, para lo cual deben hacer estudios hidrogeológicos y saber cuáles son los flujos del agua en el acuífero y no descargar ningún desecho en la dirección de ese flujo".

Mora también destacó que la ley debería establecer el margen de protección alrededor de los flujos, no sólo de las nacientes, "pues los mantos acuíferos se alimentan a través de líneas de agua que llegan por debajo del suelo y si en la misma dirección van las descargas de la piñera, entonces estaríamos contaminando".

Sentenció que "el agua es como un paciente, en este momento hay un riesgo y es que el acueducto ya es vulnerable a la contaminación por la piñeras. AyA y el Ministerio de Salud asumen la tarea de repartir agua, porque todo es incierto ante esta experiencia nueva en el país, que un acuífero se nos contamina con un plaguicida".

Historia conocida

Desde hace cuatro años existe una denuncia sobre el uso de bromacil en Buenos Aires de Puntarenas. Denia Monge, ambientalista de la zona, explicó que "la piñera Pindeco ha utilizado el bromacil para fumigar los cultivos, y cuando llueve a través de canoas el agua de los piñales va a dar a los ríos y arrastra consigo el agroquímico".

 "El riego de piña con agua de las fuentes locales y el uso de estos agroquímicos no ha cesado,  esto data de hace 30 años y ya parte de la población presenta brotes alérgicos permanentes".

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo