header image
Inicio
Las Vegas y Bijagual entierran el PH Parritón
jueves, 09 de junio de 2016
en_defensaaguanopri
  • Resolución de MINAE confirma que las comunidades siempre tuvieron la razón
  •   Culminan 7 años de defensa de la gente, el agua y la naturaleza en Acosta

Una resolución del Minae del 17 de mayo del 2016, indica que el archivo del expediente del PH Parritón que la Setena había dictado el 8 de junio del 2015, “se mantiene incólume en todos sus extremos”. Desde el 19 de octubre del 2009 cuando la empresa Hidropa S.A. presentó a la Setena el Estudio de Impacto Ambiental para construir la hidroeléctrica de 41 MW, pasaron casi 7 años hasta que el Minae “da por agotada la vía administrtiva”, con lo cual el expediente muere.

La resolución de Setena del 2015 que dictó “que se rechace el PH Parritón por no haber demostrado mediante el proceso de evaluación de Impacto Ambiental, su viabilidad social”, se logró tras una larguísima disputa al final de la cual las comunidades demostraron que nunca la empresa realizó un proceso participativo e inclusivo, aún con las facilidades que la misma Setena le dio. La resolución del MINAE, por su parte, confirma lo que siempre reclamaron las comunidades sobre su exclusión, utilización y manipulación para favorecer el proyecto privado de electricidad. Las claves del triunfo fueron la información y solidaridad entre las personas y las comunidades, pero sobre todo el trabajo conjunto entre organizaciones locales y nacionales y la Municipalidad de Acosta. Además, queda confirmado, aunque no se considera en las resoluciones, que los 41 MW del proyecto eran un negocio muy lucrativo, pero absolutamente innecesario para el país.

Para Jansi Fernández, que ha sido el eje central de la organización para la defensa comunitaria, “todo es un aprendizaje y una experiencia única que demuestra que cuando las comunidades luchan por un derecho, por defender sus ríos y el medio ambiente, se puede lograr lo que nosotros logramos, pero para eso hace falta total seguridad y perder el miedo porque las empresas son poderosas, tienen mucha plata, compran gente, ofrecen regalos, tienen ayudas de la misma Setena y tienen aliados políticos, o sea, todo lo que nosotros no tenemos. Pero ya vimos que no son invencibles”.

 Según Rosario Fallas, Exregidora municipal de Acosta, “desde el principio mantuvimos el rechazo total a ese proyecto porque nunca se tomó en cuenta a las comunidades. La empresa pensó seguro que podrían convencernos y doblegarnos, pero más bien a Las Vegas y Bijagual, se sumó toda Acosta y hasta las municipalidades de Aserrí y Parrita y gente de esos cantones. Nos ayudó La Defensoría, diputadas, la iglesia católica y la Municipalidad de Acosta donde abrimos las puertas para que el pueblo viniera y manifestara sus posiciones y sus derechos.

Todos nos unimos”. De acurdo con Osvaldo Durán Castro, de la Asoc. PROAL y FECON, “el triunfo definitivo de las comunidades de Acosta abona la defensa de los ríos en todo el territorio nacional, en momentos en que el mismo Ice y empresas privadas siguen presionando por más hidroeléctricas. Esto resulta insostenible e irresponsable cuando la capacidad instalada para generar electricidad, sumando los 304 megavatios del PH Reventazón, supera en 1.548 MW el consumo máximo nacional registrado en el 2014 (1.636 MW). Todavía más inoportuna es esa insistencia ya que sigue vigente la advertencia del Presidente Ejecutivo del ICE en la Asamblea Legislativa en noviembre del 2014, de que “al no existir contingencia no hay ninguna razón por la cual salir uno a justificar un incremento en la participación privada”.

 Con el PH privado Parritón “la gente vivió una gran incertidumbre porque iban a perder terrenos y tranquilidad, y yo sé que por eso defendimos unidos el río, las nacientes, los bosques, los terrenos de cultivos, la biodiversidad, porque con eso se protegía el futuro de la gente. La gente que pensaba y sabía que con la represa, la casa de máquinas y las demás construcciones tenían que emigrar, con esta resolución termina de recuperar la tranquilidad”, dijo Rosario Fallas.

Los 7 años de organización en Las Vegas y Bijagual, son también un aprendizaje colectivo y comunitario. Jansi Herández, explica que “en Las Vegas y Bijagual lo que hicimos fue formar un grupo y buscar nosotros mismos la información que debió darnos la empresa. Nos contactamos con muchas personas de otros pueblos con proyectos parecidos para que nuestra gente comprendiera. Buscamos apoyo de organizaciones nacionales como PROAL y FECON, de universidades, y de la Municipalidad de Acosta que cuando conoció lo que nos pasaba se nos unió de inmediato. Pero a la par de eso fuimos muy necios porque nunca dejamos de hablar y llamar a la gente para que se informara y se hiciera responsable para que después no anduvieran sufriendo por lo que hubiera provocado esa represa. Nos enfrentamos bien informados a la empresa, a la misma Setena y a los 2 o 3 que la empresa había jalado, y les demostramos que las comunidades tenemos derechos y que la naturaleza debe ser defendida porque no tiene voz propia como nosotros”.

Según las comunidades, la SETENA favoreció directamente a la empresa Hidropa S.A., entre otras acciones con una Audiencia privada, y no le concedió lo mismo a ellas. Pero más grave aún es que les denegó reiteradamente una Audiencia pública y aceptó documentos de la empresa en los cuales personas que ni siquiera eran de Las Vegas y Bijagual decían que “no presentaban oposición” al PH. El 15 de octubre 2013, Las Vegas y Bijagual le advirtieron a Setena el peligro de que con base en dieciocho entrevistas, adelantara criterio en favor de Hidropa S.A. (oficio DEA-0280-2013-SETENA), mientras que desde el 2 de marzo 2012, y en muchas ocasiones más, las comunidades presentaron cientos de firmas y cédulas de total oposición a la construcción del PH Parritón. Ese favorecimiento se había demostrado con la Resolución No.833-2011-SETENA, del 13 abril 2011 que le dio a la empresa 6 meses para enmendar numerosos problemas técnicos y debilidades, que, hasta la muerte del expediente, nunca fueron atendidos. Igualmente, las comunidades denunciaron que la realización de un llamado “Proceso participativo interactivo”, para el cual no se establecía reglas claras, sería usada para manipular personas y conseguir apoyo, que finalmente nunca alcanzaron.

“El PH Parritón es un ejemplo más de cómo los pueblos enfrentan no solo empresas e intereses corporativos, sino también a la institucionalidad, que lejos de equilibrar, se vuelca a favor del sector privado, señaló Osvaldo Durán Castro. Agregó que “los procesos de participación social reales, efectivos, dependen de que las comunidades reciban la información que los proyectistas y entidades oficiales les niegan la mayoría de los casos. Sin esa información es imposible dialogar y mucho menos establecer una posición responsable que proteja intereses comunitarios ante las pretensiones de empresas privadas o del mismo Estado”. A la hora de cierre del capítulo PH Parritón, las comunidades de Acosta están organizadas enfrentando el proyecto hidroeléctrico La Ceiba del ICE en el río Candelaria, y la concesión del agua del río Tiquires, que sería trasvasado desde Las Vegas y Bijagual hacia el Pacífico central, dejándolo prácticamente seco.

Más información: Osvaldo Durán Castro, PROAL-FECON, , Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , Jansi Fernández Aguilar, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , Deivin Sánchez Mora, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Lista de correo

Suscríbase para recibir las noticias de FECON en su casilla.

Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo