header image
Inicio arrow Temas arrow Movimientos Sociales arrow Nuevo juicio para Jairo Mora: ¿y las pruebas?
Nuevo juicio para Jairo Mora: ¿y las pruebas?
martes, 11 de agosto de 2015
jairojusticia

Mauricio Álvarez M.Profesor Kioscos ambientales UCR y Presidente de la FECON. / Página Abierta

Celebramos la posibilidad de que pueda haber justicia en el caso de Jairo Mora, pero no podemos dejar de señalar la incompetencia, negligencia y descuido de la Fiscalía, y del sistema de justicia en general, por el resultado del proceso judicial en relación con el crimen de Jairo.

 Hay que recordar que entre jueces y Fiscalía se culpaban mutuamente por dejar libres a los acusados, y los problemas que se señalaron en ese momento fueron no admitir la prueba clave, extravío de actas originales y de un disco compacto con las grabaciones de las intervenciones telefónicas y hasta un perfume quebrado. Como si no fuera poco, pareciera que hoy es imposible volver a recrear la escena del crimen.

 Vale la pena recordar que el Fiscal General de la República se negó a comparecer ante la Comisión de Ambiente de la Asamblea Legislativa, a fin de dar cuentas y sentar responsabilidades sobre la actuación de la Fiscalía. Por esa razón en aquel momento pedimos su renuncia, así como un proceso para sancionarlo. ¿Qué pasó? nada. Absolutamente nada.

 ¿A quién le dio cuentas el Poder Judicial (magistrados, fiscales, OIJ o jueces) por el caso de Jairo Mora? A nadie. Más bien procesó con una velocidad increíble un recurso de amparo puesto por el Fiscal Jorge Chavarría para no acudir a declarar a la Comisión Legislativa.

 Ahora las autoridades judiciales abren una ventana de oportunidad para que en un nuevo juicio se revierta la impunidad reinante que ellos mismos han alimentado. Ellos saben que si no son capaces de administrar la justicia como corresponde, vamos a recurrir a instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

 Mientras no se identifique a los autores materiales e intelectuales de los crímenes, y se les condene como corresponde, Costa Rica seguirá perdiendo su imagen comercial de país “verde” y de respeto de los derechos humanos. 

 Según un estudio de la organización británica "Global Witness", entre 2002 y 2013 fueron asesinadas 908 personas en el mundo por la defensa del ambiente, entre quienes se encuentra Jairo Mora. Latinoamérica registra la mayoría de los asesinatos de ambientalistas: 702 casos, es decir alcanza el 77%. Además, resulta dramático que dicho estudio revela que en sólo diez de los casos hubo alguna condena en este período de once años, lo que representa tan solo un poco más del 1% del índice total de asesinatos. Sin embargo, el estudio se quedó corto: en Costa Rica solo reporta el caso de Jairo Mora, y desde el sector ambiental hemos contabilizado diez lamentables casos más si abrimos el lapso entre 1975 y 2014.

 El desenlace que tenga el caso de Jairo Mora resultará emblemático y clave para revertir la impunidad global de asesinatos por la defensa de la naturaleza. Con ello quizás volvamos a ser noticia a nivel internacional y pueda mencionar que al menos uno de los 66 crímenes contra ambientalistas en el país desde hace dos décadas, haya sido tardíamente resuelto.

 OPORTUNIDAD. Con un nuevo juicio hay una oportunidad de que se castigue a los responsables del crimen de Jairo Mora, es la esperanza de ser más consecuentes como sociedad con la imagen que pregona el país. Si se logra hacer justicia ambiental, Costa Rica servirá de ejemplo para el mundo. De otra manera seguiremos siendo cómplices de que redes mafiosas vuelvan a actuar animadas por la impunidad reinante.

 Nuestra sociedad debe tener presente que aunque finalmente el Poder Judicial logre encontrar y castigar a los culpables de este vergonzoso episodio, la muerte de Jairo seguirá siendo en vano. Hoy, Playa Moín y sus tortugas no sólo continúan sin la vigilancia estatal debida, sino que además están siendo irremediablemente destruidas por la voracidad de una multinacional que no tiene consideración alguna por buena parte del hábitat que durante un tiempo protegió Jairo.

 También debemos tener presente que las mafias hueveras siguen rondando esa y todas las playas de anidamiento de tortugas. También debemos tener presente que los voluntarios que cuidan estas especies continúan siendo amenazados. Y, más aún, también debemos tener presente que ni la policía ni el Sistema Nacional de Áreas de Conservación vigilan la totalidad de las playas que utilizan las tortugas marinas para desovar.

La muerte de Jairo pareciera haber sido en vano. ¿Cuántos Jairos más necesitaremos?


 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo