header image
Agricultura y TLC
martes, 24 de julio de 2007
www.informa-tico.com. Los neoliberales del TLC afirman que es mejor importar el maíz que producirlo en el país.
 
Durante el último año el alto precio del maíz en el mercado internacional ha elevado los costos y dificultado el acceso de las personas de escasos recursos a productos como la leche, los huevos, la carne de pollo, res y cerdo.

En menos de un año la tonelada de maíz -unos de los principales insumos agropecuarios- pasó de 96 a 148 dólares, presionando los precios de los otros productos alimenticios al alza.

Aunque el Gobierno no reconoce una tendencia inflacionaria en la economía costarricense, el alza del maíz empujó el precio de los huevos que pasó de 513 colones el kilo a 938 colones, es decir un incremento del 83%. En el período la harina de maíz pasó de 455 colones a 615 colones el kilo.

Mientras, el saco de alimento concentrado para el ganado pasó de los 4600 colones a los 6300 colones, lo que afectará a corto plazo el precio final de la carne.

El país está expuesto a estas alzas desmedidas del precio del maíz en el mercado internacional tras la desaparición de los productores nacionales de este grano a finales de la década de los 80 y principios de los 90. En este momento el 100 por ciento del maíz importado por Costa Rica proviene de los Estados Unidos, país productor del 80 por ciento del grano que se consume en el mundo.

Pecado del pasado, la extinción de los maiceros

"Hoy estamos sufriendo las consecuencias de una mala decisión tomada por el gobierno hace 20 años, lamentablemente quienes sufren directamente la renuncia a la soberanía alimentaría del maíz hace 20 años son hoy las personas más humildes que enfrentan mayores dificultades para comprar sus alimentos básicos", denunció el diputado del PAC José Joaquín Salazar.

Durante la primera administración de Oscar Arias en 1986 se aplicó una política impulsada desde Washington y el Banco Mundial, el PL480. Bajo este esquema de cooperación, los organismos multilaterales incentivaron a los países de América Latina a dejar de producir maíz, bajo el argumento de que no eran competitivos ni en precio ni en calidad.

Costa Rica aplicó el PL480 y pasó a depender de las importaciones del grano subsidiado de los Estados Unidos, mientras que 50 mil familias que laboraban en la siembra del maíz perdieron su fuente de trabajo.

Aunado a ello la administración Arias cerró las secadoras de granos del Consejo Nacional de la Producción en Guácimo en 1987, dando el tiro de gracia a miles de pequeños y medianos agricultores. "Esa decisión no sólo desmanteló la producción nacional de ese grano, sino que al menos 50 mil familias que dependían directa e indirectamente de la siembra del maíz perdieron su fuente de trabajo", dijo Salazar.

La producción de maíz desapareció que completamente en América Latina, a pesar de ser un producto autóctono, y aumentó el consumo del grano a nivel mundial, al ser utilizado como materia prima para la industria alimentaria en los países en desarrollo. Ya para ese entonces a finales de los 90, Estados Unidos controlaba el 80 por ciento del toda la producción de maíz del mundo y se convirtió en el principal exportador.

En la actualidad el maíz reporta los precios más altos registrados en el mercado internacional. Los expertos estiman que su cotización mantendrá esa tendencia al alza, a pesar de los multimillonarios subsidios que reciben los productores de maíz estadounidenses.

"Los negociadores del TLC se ufanan al decir que con el TLC no va pasar nada, que el TLC es bueno porque Costa Rica no produce los alimentos que importamos de los Estados Unidos, se niegan a reconocer el error de aplicar estas políticas neoliberales que castigaron a miles de agricultores a su desaparición e hicieron al país dependiente de las importaciones y vulnerable a sus precios en el mercado internacional", señaló Salazar.

Se repetirá la historia con el TLC

El Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) recomienda a los países, en especial a los que están en vías de desarrollo, no renunciar a su soberanía alimentaria, es decir, cultivar lo que consumen.

La FAO recomendó a las naciones latinoamericanas aumentar el cultivo de los productos básicos, ya que se prevé una escalada de precios ante el aumento de tierras destinadas en Estados Unidos al cultivo de caña y maíz amarillo para producir Etanol y combustibles.

El último informe de Perspectivas Alimentarias de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de junio de 2007, pidió a los países prepararse para un aumento de la factura de las importaciones alimentarias a nivel mundial

En el caso de Costa Rica, este fenómeno afectará directamente a la población. Por ejemplo, las recientes alzas en el precio internacional de maíz se traducirán en el incremento de precios de productos como el cerdo, el pollo y los lácteos (el maíz es la principal materia prima para la alimentación animal).

"Una de las medidas señaladas por los expertos internacionales de la FAO para afrontar estos problemas es sembrar estos productos, en lugar de importar, para no exponerse a los altos precios internacionales. Sin embargo con el TLC y con la ausencia de políticas agrícolas de este gobierno, se está haciendo todo lo contrario", recalcó el diputado Salazar.

Para el legislador del PAC, la mala negociación del TLC en arroz, el sector porcino, el pollo, los lácteos, los frijoles, el aceite, pone en franca desventaja al productor nacional frente a la competencia desleal de los productores estadounidenses subsidiados

"Mientras a unos sectores se les perjudicó en la negociación, a otros como el azúcar y el etanol, en los cuales los hermanos Arias tienen participación económica (Ingenio Taboga), se ven beneficiados. El TLC es un negocio para cuatro gatos", afirmó Salazar.
 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo