header image
Inicio arrow Temas arrow Movimientos Sociales arrow “Des-elecciones ambientales”
“Des-elecciones ambientales”
miércoles, 29 de enero de 2014
votoverde

Guía ecologista para botar, reciclar y rechazar propuestas electorales

Por Mauricio Álvarez M, presidente FECON  y profesor UCR. 

Parece que estamos ante una contienda electoral elección donde descartar es una estrategia importante para poder escoger un candidato. Para ello podríamos aplicar las “4 erres” pues tenemos candidatos con planteamientos: reciclados, reducidos y muchos simplemente para rechazar de plano.

La metáfora entre las propuestas electorales y el manejo de desechos surge a partir de un estudio de opinión que revela que un 70 % de los costarricenses considerarán las propuestas ambientales de los diversos candidatos antes de decidir su voto para los próximos comicios.  Si usted es parte de ese grupo le invitamos a que siga leyendo, si no, puede encontrar una interesante opción para entretenerse en el horóscopo, o bien en la sección del “doctor del corazón“.

Las encuestas y la incidencia. El estudio denominado: “Percepción ciudadana del perfil político ambiental de los partidos políticos en Costa Rica de Agosto ,2013” elaborado por el Instituto Ciudadano a solicitud de la Fundación Konrad Adenauer y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) asegura que el medio ambiente y las energías limpias son temas obligados en las agendas de los partidos políticos de cara a las próximas elecciones costarricenses, según afirma el 87  % de los encuestados.

Este estudio coincide con otro realizado para las elecciones pasadas (2009) por la empresa Cid Gallup para The Nature Conservancy (TNC), denominado “Opinión de los costarricenses acerca del tema ambiental: valoración de la gestión actual y expectativas para el próximo gobierno” . En él, un 85 % de los votantes encuestados considera que las agendas ambientales de los candidatos para decidir su voto. Esta encuesta, también arrojó que los ciudadanos están en contra de las industrias  extractivas como minería a cielo abierto (89 %), exploración petrolera (77 %) y reducción de las áreas protegidas (88 %).La trascendencia de estos resultados fue tal, que en su momento, el estudio sirvió para  “disuadir a los políticos” de cerrar las puertas a la minería mediante una ley y a la exploración petrolera a través de un decreto.

Hoy parece que esas opiniones y esos porcentajes son de poco interés para algunos candidatos que reciclan propuestas para extraer gas o mutilar Parques Nacionales, buscando la extracción de energía geotérmica. No se puede obviar que, desde las pasadas elecciones, los programas de gobierno son objeto de distintos enfoques de análisis ambiental. Por ejemplo, un estudio realizado y publicado por la organización “Co2neutral2021”; calificó dentro de las mejores propuestas en desempeño ambiental del plan de gobierno la del Partido Acción Ciudadana (70 %) y la del Frente Amplio(65 %). Los partidos Liberación Nacional (44 %) y Movimiento Libertario (40 %) ocuparon el tercer y cuarto lugar respectivamente, pero con un margen de diferencia importante en comparación con las propuestas del PAC y el FA.

El estudio evaluó las propuestas con base en la cantidad y en la calidad utilizando la metodología de Yale/Columbia para el Índice de Desempeño Ambiental; usaron 25 indicadores organizados en 10 categorías, incluyendo polución de aire y de aguas, biodiversidad, pesca, agricultura y el cambio climático. Lo cual, demuestra la credibilidad de los resultados.

Programas vemos, gobiernos no sabemos. Es importante señalar que para analizar las propuestas ambientales de los canditados presidenciales no se puede ignorar el desempeño de sus partidos en espacios de decisión pública como la Asamblea Legislativa, Poder Ejecutivo, así como las formas de financiamiento de los mismos y sus actuaciones en coyunturas críticas para el medio ambiente

Por ejemplo, dándole un repaso al programa de gobierno de Laura Chinchilla, es fácil encontrar una disociación entre lo que se propone y lo que en realidad ocurrió. La mandataria intentó, decenas de veces, pasar por encima por las leyes ambientales y sus propios compromisos de campaña: carretera San Ramón, la Trocha, la refinería china, la expansión piñera, geotermia en parques nacionales y la intervención perpetua de SETENA para facilitar proyectos y trabajar para la desregulación y desaplicación de legislación como se está tratan de hacer en la carretería china (ruta 32); son solamente los ejemplos más sonados. Además, sus planes contribuyeron con el aumento de la desigualdad y profundizar el estancamiento político y un modelo de desarrollo en el que estamos consumiendo los recursos naturales de nuestros hijos y nietos.

La administración actual quedará en la historia como la de mayores intentos de regresión en términos socio-ambientales, pero por suerte, también tuvo una histórica respuesta de una ciudadanía vigorosa, con mucha conciencia ambiental, medios de comunicación y muchos otros actores que han detenido mediante mecanismos legales y legítimos, muchos de estos proyectos.

Algunos antecedentes importantes de los planes de gobierno 2010-2014 y de las denuncias realizadas por el movimiento ambiental se cuentan en un artículo (Ambiente y elecciones, 4-2-2010). A partir de las contradicciones expuestas, se nota que en los planes de gobierno de las elecciones anteriores hubo una tendencia a maquillar la verdadera agenda anti-ecológica de algunos partidos; así como una escasa comprensión para incorporar el tema ambiental de una manera transversal y desde una visión holística.

Planes de gobierno y visión de futuro. Como un esfuerzo conjunto entre distintas grupos ambientales agrupados en la Alianza de Redes Ambientales conformada por cuatro redes nacionales: ARCA/FANCA, Encuentros Bajo la Ceiba, FECON, y ANDA, se dio  a la tarea de construir una visión de futuro - ARAndo Sueños- para el tema ambiental en Costa Rica. Esta propuesta se presentó al país y a los candidatos a la presidencia y a la Asamblea Legislativa. Mediante un foro: Una Campaña sin ambiente y diferentes  reuniones con equipos ambientales de los diferentes  partidos y los futuros diputados, se impulsó la discusión del tema ambiental dentro de la campaña electoral, así como la iniciativa de avanzar en una propuesta de futuro ambiental que seguirá en construcción en el mediano y largo plazo.

La propuesta ecologista aborda asuntos estratégicos como agua, ambiente urbano, soberanía alimentaria, ecosistemas marino-costeros, energía y biodiversidad. Para la construcción su construcción, se realizaron talleres regionales y con las organizaciones de sociedad civil costarricense, grupos comunitarios de base, organizaciones campesinas, indígenas, ONG ambientalistas, acueductos comunitarios, entre otros. Este es un proceso en construcción, que seguirá articulándose más allá de la coyuntura electoral, pero ofrece desde ahora, un espacio de interlocución alrededor de un tema urgente en Costa Rica.

Es necesario destacar que algunas de estas propuestas han sido insumo para modificar, replantear y presentar los planes finales de gobierno de algunos partidos políticos que en diciembre del 2013 no tenían un programa oficial.

Por otra parte, debemos señalar que para realizar un análisis de los planes de gobierno y la propuesta ecologista se revisó con detalle lo que se había publicado hasta diciembre de 2012 en las páginas oficiales de los partidos. Para ello, se identificó  si el tema ambiental está presente en el plan de gobierno, si es un eje principal, si es un subtema y si es un tema transversal, integrado a otras ofertas de política pública, sin la cuales no se espera actuar.

Pesadillas y sueños. A partir de estos resultados, se contrastó con los principales temas de Agenda de ARA y otros temas de interés del sector ambiental. Los resultados generales señalaron, que a pesar de estar presente en su mayoría, no es un tema transversal. Solamente en el caso de del PAC y FA, lograron cumplir con las variables. En el análisis más fino de los planes partidarios y la propuesta ARAndo Sueños se encontraron coincidencias con estos dos últimos pero también algunas críticas que se puede ver en documento final (análisis de programas).

Pero ¿por quién votar? A esta altura de la campaña es todo enajenación, intoxicación y contaminación electoral. Ya la razón no parece ser un argumento válido para tomar decisiones. Sin embargo, como ya llegó hasta el final de artículo déjeme recomendar que si su voto se decide por el tema ambiental va tener que revisar las propuestas sociales y económicas para lograr ver cuáles se acercan más a una sociedad ecológica y justa. Si se pone muy exigente, no encontrará ninguna propuesta completamente acabada, recuerde que los problemas y conflictos ambientales tienen su origen en las desigualdades sociales y la falta de participación.

En definitiva no se puede desagregar la oferta electoral en el tema ambiental sin considerar que  la justicia social y la participación son esenciales para revertir la desigualdad y el estancamiento en el que nos encontramos. Así que puede pensar cómo mejorar el país no solo con el voto si no ejerciendo una ciudadanía activa permanente y con un compromiso cotidiano más constante de pequeñas y grandes acciones para mejorar su calidad de vida y la del planeta. 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo