header image
Inicio arrow Temas arrow Movimientos Sociales arrow Con-sumo-cuidado
Con-sumo-cuidado
jueves, 26 de diciembre de 2013
papaconsumo
Por Mauricio Álvarez M,  presidente FECON y profesor UCR

Llegó el momento cumbre del consumo de nuestra sociedad, pocos saben que la mayor demanda energética y de producción de desechos en nuestro país, está asociado al pago del aguinaldo y las “fiestas navideñas”. El día que pagan el aguinaldo, parece desatarse una alergia consumista que  generan 24 toneladas de desechos en el festival de la luz, las montañas residuos en las fiestas en Zapote o el 25 de diciembre frente a nuestras casas.

 Este consumo no es "parejo" porque sabemos -por el estudio del Estado de la Nación, 2013- que solo  un 38,8 %  de  los  trabajadores  asalariados  en  Costa  Rica,  disfruta  de  todos  los  derechos laborales establecidos  por  ley,  mientras  que  un  6,5 %  no  tiene  acceso  a  ninguno de ellos. Los grupos  de  menores ingresos  y,  aquellos  que  reciben  salarios  por  debajo  del  mínimo,  son  los más  susceptibles  al  irrespeto de  sus  derechos.  Esto implica que muchas familias no tengan los recursos  suficientes como para comer y disfrutar las “fiestas de navidad”.

Al mismo tiempo, según datos del INEC (Encuesta de Hogares 2010 al 2013) ha aumentado del subempleo en general, y especialmente, para las mujeres. Este pasó del 15.3% en 2010 al 17.7% en 2013 y el mismo comportamiento tuvo el  desempleo. Para ese mismo periodo, existe un proceso de deterioro del poder adquisitivo de los ingresos (datos 2010-2013 promedio nacional: -4,5%).

Este año, los datos del Estado de la Nación nos desnudan una brecha social cada vez mayor, así como que estamos consumiendo y dilapidando anualmente mucho más recursos naturales de los que nuestro país dispone, lo cual es la muestra más grave de desequilibrios ambientales, pues ya estamos "comiéndonos" los recursos de las futuras generaciones. Esta es nuestra “huella ecológica” (relación entre el consumo y la cantidad de recursos disponibles por personas), la cual devela una oscura realidad, que  se torna más dramática si tomamos en cuenta  que no todos y todas consumimos la misma cantidad de recursos, por las razones ya expuestas.

Esto implica, que son unos pocos quienes se "comen"  los recursos de todos, veamos las cifras. Los últimos 20 años de políticas neoliberales,  hicieron que Costa Rica pasara de ser uno de los más igualitarios, a ser uno de los países con mayor desigualdad en Latinoamérica,  según el Informe Estado de la Nación. La brecha entre ricos y pobres crece por encima de Venezuela, El Salvador, México y Argentina.

En términos de ingreso significa, por ejemplo,  que mientras una familia en pobreza extrema recibe ¢150.000 -o menos-, por mes; las clases más altas, reciben un promedio de 4 a 7 millones de colones mensuales. Al mismo tiempo, unas 285.000 familias que reciben al mes, menos de ¢100.943 por persona en la zona urbana, y ¢77.401 en la rural, según la Encuesta Nacional de Hogares de este año.
Entonces, las estadísticas demuestran que tenemos una navidad cada año más injusta, donde unos consumen muchísimo y a otros  no les alcanza para comer.
 
Ante esta realidad, vale la fecha para consumir amor y vivir la naturaleza con nuestros seres queridos. Además de reflexionar sobre cómo, el próximo año, lucharemos por una sociedad socialmente justa y ambientalmente sana.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo