header image
Inicio
El Salvador reunirá a activistas sobre petróleo y cambio climático
viernes, 29 de mayo de 2009
Informa-tico.com. Afectados por el cambio climático se reunirán en El Salvador la próxima semana para generar alianzas frente a la temática ambiental. Además, la Red Oilwatch, una de las promotoras de la moratoria petrolera en Costa Rica, celebra sus diez años en la región con su Asamblea Anual en ese país centroamericano. Por Fernando Francia[

Con críticas al modelo de desarrollo y de generación de riqueza basado en el petróleo y a costa de la naturaleza y las comunidades la Red Oilwatch se reunió en El Salvador para analizar la región y proponer alternativas para un desarrollo social y ambientalmente sostenible.


La Asamblea anual de la Red Oilwatch se realizará entre el 2 y el 7 Junio del 2009 en San Salvador y coincide con el festejo de su décimo aniversario. Además, coincide con el encuentro internacional del Movimiento de Víctimas y Afectados por el Cambio Climático.

Este encuentro intentará aportar conocimientos teóricos, políticos y prácticos sobre cambio climático, generar alianzas entre actores sociales a fines a la temática ambiental y mostrar solidaridad con la población del Bajo Lempa, quienes sistemáticamente son víctimas y afectados por fenómenos climáticos.

Mauricio Álvarez, facilitador regional de la Red Oilwatch, dijo a Informa-tico.com que "en la Asamblea de Oilwatch compartiremos las acciones nacionales y regionales de la Red durante el año pasado además de proyectar acciones para el futuro decenio".

Además, señaló la importancia de hacer coincidir la Asamblea de Oilwatch con el encuentro sobre cambio climático, ya que "la industria del hidrocarburo es una de las principales causantes de este fenómeno global".

La Red Oilwatch Mesoamérica fue creada en 1999 con el objetivo de resistir las actividades petroleras en la región. "En estos diez años hemos realizado encuentros e intercambios con el fin de fortalecer las actividades de los diferentes países y comunidades de la región amenazadas por las operaciones de las compañías petroleras", dijo Álvarez.

Según la propia Red Oilwatch los distintos grupos nacionales, unidos en la red mesoamericana, han fomentado, propiciado y facilitado procesos de discusión y análisis para identificar formas eficaces de oposición a una industria que llega a esta región agonizando, mientras en el mundo entero se están buscando alternativas más viables.

"Algunos de los éxitos de los grupos locales han sido la moratoria petrolera vigente en Costa Rica desde 2002, las consultas a comunidades con contundentes resultados contra la industria petrolera en Guatemala y la resistencia activa en Nicaragua y Panamá, entre otras", aseguró el activista.

Otros componentes importantes del trabajo de la red son capacitación, intercambio y difusión de información y experiencias de trabajo y cabildeo político.

La red trabaja como coordinación regional, y apoya a los grupos nacionales en sus propias actividades locales. Como ejemplo puede citarse el apoyo al monitoreo de las actividades petroleras en Guatemala: contaminación de río Lámpara, tributario de Río Dulce, ocasionado por el derrame de centenares de barriles de crudo, el cual (por su composición química) contribuyó a acidificar el agua del río (el ácido, al ponerse en contacto con el agua se convierte instantáneamente en ácido sulfúrico), además de su contaminación con hidrocarburos.

Se han realizado, además, talleres de intercambio local y nacional. Por ejemplo: entre población indígena y negra (de Honduras y Nicaragua) que verán afectadas sus comunidades ante la eminente exploración petrolera en la plataforma continental del Atlántico.

La región. La población de la región es étnicamente diversa: maya, miskita, garífuna, negra mestiza. Altos niveles de pobreza y una deteriorada calidad de vida es característica de estos grupos de población. En general, su subsistencia es garantizada por su interacción con los ecosistemas que habitan: selvas subtropicales y tropicales húmedas.

Las petroleras. La presencia de la actividad petrolera en la región genera y acelera el deterioro ambiental. Esto profundiza el deterioro de la calidad de vida de las poblaciones y es una negación del ejercicio de los derechos humanos fundamentales. La producción petrolera en nuestros países no resuelve las necesidades energéticas nacionales, ni implica un flujo financiero importante para el Estado, y mucho menos para las comunidades locales.
 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Lista de correo

Suscríbase para recibir las noticias de FECON en su casilla.

Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo