header image
Inicio arrow Temas arrow Agrobiodiversidad arrow Se vende biodiversidad, ¿quién da más?
Se vende biodiversidad, ¿quién da más?
martes, 03 de marzo de 2009

 Eva Carazo Vargas de Red de Coordinación en Biodiversidad (RCB) El gobierno de los Arias está poniendo en venta una de nuestras mayores riquezas: más del 5% de la biodiversidad que hay en el mundo. Patentar la vida se ha vuelto un negocio, y tanto la biodiversidad como el conocimiento tradicional podrán ser apropiados por empresas transnacionales gracias a dos decretos ejecutivos publicados el 15 de diciembre pasado.

El artículo 78 de la Ley de Biodiversidad dice qué cosas no se pueden patentar. Entre otras, protege los inventos que vengan directamente del conocimiento tradicional de pueblos indígenas o campesinos. No se puede patentar la cultura, la tradición, la historia... ¡hasta ahora!

En setiembre de 2008 la Sala IV había rechazado la “ley escoba”, el último proyecto de ley de implementación del TLC, precisamente porque cambiaba el artículo 78 de la Ley de Biodiversidad para que el conocimiento tradicional pudiera patentarse “si cumple con los requisitos de patentamiento”, sin haberlo preguntado a los pueblos indígenas, como exige el Convenio 169. Por la prisa para que Estados Unidos certificara a Costa Rica en la entrada al TLC, la Asamblea Legislativa prefirió eliminar este cambio y no hacer la consulta indígena.

No obstante, apenas dos meses después, el Ejecutivo publica el decreto Nº 34959-MINAET-COMEX, donde interpreta el artículo 78 exactamente en la misma línea que ya había sido rechazada por la Sala IV. A partir de ahora, los inventos que vengan del conocimiento tradicional se pueden patentar.

 

La Ley de Biodiversidad regula también la forma en que se puede tener acceso a la diversidad biológica, y crea la Comisión Nacional para la Gestión de la Biodiversidad (Conagebio) para velar por su manejo.

 

El artículo 80 de la Ley dice que antes de dar propiedad intelectual o industrial sobre cualquier invento que involucre la biodiversidad, hay que consultar a la Conagebio, entregando el certificado de origen que indica de dónde se tomaron los recursos, y el consentimiento informado que demuestra que se pidió el permiso debido para tener acceso a esa planta, animal, microorganismo o conocimiento. Si la Oficina Técnica de la Conagebio se opone de manera fundamentada, no puede darse la patente.

 

El decreto Nº 34958-MINAET-COMEX dice que la única razón por la que Conagebio se podrá oponer a una patente es si no se cumplen los requisitos de la Ley de patentes, incumplir los de la Ley de Biodiversidad no puede ser obstáculo. Eso sí: ¡se puede obligar a una empresa a pagar un salario base diario cuando lleve más de un año sin cumplirlos! Mientras tanto la patente sigue funcionando... y las muestras de biodiversidad costarricense se fueron del país. Durante la discusión del TLC, el gobierno y la misma Sala IV dijeron que el conocimiento tradicional y la biodiversidad no estaban en riesgo porque este artículo 80 los protegía.

 

Con estos dos decretos los Arias y su gobierno le facilitan el negocio a las transnacionales que controlan cada vez más la biodiversidad, la agricultura, la comida y las medicinas. Es uno de los primeros ejemplos de cómo el TLC empieza a chocar con leyes y tratados internacionales que protegen el ambiente, y uno de los muchos ejemplos de cómo nuestros gobernantes le siguen haciendo el juego a ese negocio. Las comunidades y organizaciones sin duda seguirán resistiendo, pero mientras tanto: diversidad biológica y cultural a la venta en Costa Rica... ¿Quién da más?


 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo