header image
Vecinos se levantaron contra la contaminación sónica de sus comunidades
martes, 03 de febrero de 2009

 Vecinos de Desamparados, Golfito, Oreamuno y Pérez Zeledón se levantaron contra la contaminación sónica de sus comunidades, con el fin de hacer efectivas las regulaciones de sonido que establecen las autoridades municipales a diversos establecimientos sociales y comerciales.

 
Por Irene González Chen informa-tico.com. Frente a la problemática, los lugareños presentaron un recurso de amparo ante la Sala Constitucional; en el caso de Desamparados, un vecino de Aserrí de apellidos Zúñiga Hernández manifestó su molestia por el excesivo ruido que provoca una iglesia evangélica ubicada en las cercanías de su casa de habitación pues, pese a la orden girada por el Ministerio de Salud en cuanto a la regulación del sonido, han hecho caso omiso.

El Alto Tribunal Constitucional declaró con lugar el recurso y ordenó a las autoridades pertinentes a adoptar "en forma inmediata las medidas reales y concretas que sean necesarias para resolver definitivamente el problema que aqueja al recurrente" y "vigilar el cumplimiento del horario máximo impuesto al centro religioso objeto del amparo. Asimismo, se ordena notificar esta sentencia a la Ministra de Salud, con el fin de que vele por su correcto cumplimiento".

 

Por su parte, varios vecinos del Barrio Alamedas de Golfito también acudieron ante la Sala pues desde el mes de mayo del 2008 tienen que soportar los fuertes escándalos ocasionados por las actividades de un bar cercano y, pese a que recurrieron a las autoridades municipales, de Salud, la Fuerza Pública y la Defensoría de los Habitantes, la situación persiste.

 

Con relación a este caso, la Sala IV ordenó a las competencias estatales el realizar las mediciones sónicas en el local comercial así como en las viviendas de los denunciantes, con el objetivo de determinar si los niveles de sonido emitidos por dichos locales cumplen los rangos permitidos por la ley; además, los jerarcas ordenaron la inspección del local para así corroborar para si éstos cuentan con un adecuado y efectivo sistema de confinamiento de ruidos y con los permisos necesarios.

 

Asimismo, los magistrados recibieron el reclamo de la urbanización El Llano contra el funcionamiento de un bar en el cantón de Oreamuno de Cartago, pues genera contaminación sónica desde el año 2000.

 

La Sala dictaminó que deben tomarse "las medidas necesarias y gire las instrucciones respectivas dentro del ámbito de sus atribuciones y competencias a fin de atender y contestar las denuncia interpuesta en fecha siete de mayo de dos mil ocho por los recurrentes", según lo puntualizó el fallo 2008-17 937.

 

Con respecto al cantón de Pérez Zeledón, la molestia de una mujer de apellidos Sánchez Mata se centró por el ruido que genera una cancha de fútbol cinco debido a las actividades que realizan a altas horas de de la noche y durante toda la semana, sin que se respeten las disposiciones dictadas por las autoridades municipales.

 

Por esto, el Alto Tribunal Constitucional ordenó a las autoridades pertinentes que "adopten en forma inmediata las medidas definitivas para solucionar el problema de contaminación sónica que afecta a los vecinos de la "Soda y Cancha Los Quirós".

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo