header image
Gobierno de Costa Rica niega agua a precario Simón Bolívar en Sardinal
martes, 27 de enero de 2009
saldinal_23Carlos Salazar elpais.cr Más de dos mil 500 habitantes del precario Simón Bolívar, en Sardinal de Guanacaste, no tienen agua porque la institución del Estado de Costa Rica administradora del servicio, Acueductos y Alcantarillados (AyA), les niega el líquido.

 

Sardinal es un distrito lleno de contrastes, en el que reina la pobreza entre la mayoría de sus 16 mil habitantes, y en la costa imperan los megaproyectos turísticos, villas con piscinas, centros comerciales, condominios, canchas de golf y jardines verdes y floridos.

 


Por ello, desde hace un año, los habitantes desarrollan una pelea legal para evitar que esos proyectos, ubicados en el Pacífico norte del país, se lleven el agua, y pongan en peligro el suministro del líquido para las futuras generaciones.

 

Por el momento, la Sala Constitucional tiene frenado el proyecto, mientras que instituciones como la Defensoría de los Habitantes y la Contraloría General de la República han detectado irregularidades, que ameritan procesos legales, pero hasta ahora no han denunciado a los funcionarios públicos involucrados.

 

Lucha

 

El precario Simón Bolívar, integrado por 42 familias, está ubicado en el extremo noreste del cuadrante de la cabecera del distrito. Allí encontramos a Xiomara Erazo, Julio Jarquín, Alejandra Porras y Laura Acevedo, quienes como todos y todas las jefas y jefes de hogar del precario, acarrean diariamente el agua en cubetas para los menesteres de sus hogares.

 

El sábado, poco después de las ocho de la mañana, Julio acarreaba dos cubetas de cinco galones cada una con el agua que cargó a unos 200 metros, donde AyA, en cumplimiento de sus normas, les instaló un grifo colectivo al que llega poco líquido.

 

Los pobladores del precario habitan destartaladas casas por cuyas hendijas penetra el polvo y sale el humo de sus fogones o cocinas de leña improvisadas, en una mezcla de peligros para la salud de sus habitantes, quienes también temen sufrir problemas sanitarios por la falta de agua.

 

Laura Acevedo, madre de un niño de dos años, denunció que junto con Xiomara Bustos, una vecina suya y dirigente de la comunidad en la lucha para obtener agua para las 42 familias, han ido en varias ocasiones a pedir la instalación del servicio, pero el director de la oficina local de AyA se niega a recibirlas.

 

"Una secretaria de la oficina dijo que su jefe no podía cumplir con la instalación del servicio de agua potable porque no somos propietarios de la tierra donde tenemos nuestras casas", relató.

 

Acevedo agregó que "si bien los terrenos donde estamos ubicados son de la Municipalidad de Carrillo, ya tenemos varios años de habitarlos. Tenemos electricidad, alguno cuenta con teléfono, y no hay basura en el barrio, está limpio. Pero lo peor es que AyA quiere quitarnos la única toma de agua que tenemos".

 

"Nosotras estamos solicitando la instalación de otra toma para que la gente del otro lado del precario no tenga que caminar tanto, además perdemos mucho tiempo llenando las cubetas y baldes, pero no atienden nuestros reclamos", explicó.

 

Laura sostiene que "si nosotras fuéramos desarrolladores de grandes proyectos, como los de la costa que se quieren robar el agua de la población, estaría el ministro del Ambiente (Roberto Dobles), el de la presidencia (Rodrigo Arias) Ricardo Sancho (presidente de AyA), todos ellos estarían haciendo ilegalidades para darnos el agua, pero somos pobres y la cuestión es diferente".

 

"Cada hogar necesita tener agua, es un derecho humano y estamos peleando por el agua. Esperamos el apoyo de la gente. Vea nomás lo que hacen los del gobierno para defender a los desarrolladores privados, salen en la televisión y en los diarios a defenderlos porque son millonarios. Esto debe dar vergüenza en Costa Rica", comentó.

 

Por su parte, Julio Jarquín, un nicaragüense casado con la costarricense Alejandra Porras Reyes, y padres de dos niñas, una de un año y otra de tres, sostiene que "falta decisión política para ayudarnos. Vea, en la costa si ayudan a los desarrolladores. Nosotros no somos de interés para el Gobierno, somos pobres".

 

Entre tanto, Laura Acevedo, una joven llena de carácter, que apoya la lucha por la defensa del agua de Sardinal, que pretenden llevarse el Gobierno y empresarios para 22 proyectos inmobiliarios de la costa, precisó que las 42 familias seguirán adelante para obtener el líquido para cada tugurio.

 

"Nosotros no somos ciudadanos de segunda categoría, somos seres humanos y podemos pagar el precio legal del agua si nos colocan el servicio y los medidores", dijo Acevedo al hacer un llamado a instituciones como la Defensoría de los Habitantes para que les ayude.

 

"No nos dan el servicio y más bien quieren quitarnos la única toma de agua. Eso es injusto, pero seguiremos luchando. No es posible que por unos, como los desarrolladores, se desvelen y hagan los imposible, mientras a nosotras nos quieran eliminar el derecho al agua", concluyó Acevedo.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo