header image
Inicio arrow Temas arrow Minería arrow En San Carlos
En San Carlos
martes, 27 de enero de 2009

 Marité Valenzuela 28.11.08 Nos dijeron que saldrían 5 buses de la capital, fui a la hora convenida, 7am. Había un aterro de gente lista para montarse en los buses que salían de la UCR. como 2 horas después llegó un bus, la gente se montó y se llenó, quedaba gente para 2 buses más, se hacía tarde, el viaje era largo y la marcha en San Carlos contra el “suicidio a cielo abierto” que es la”minería a infierno de jupa”, era en la mañana de ese viernes 14 de noviembre del 2008, me sacaron del bus porque habían dicho que llevarían a algunos de pie y después que no, me bajé y decidí con un estudiante coger el bus regular.

 


Cogimos el bus de San Pedro, el estudiante decidió que no le convenía ir porque tenía que estar de vuelta a las 5:30pm, cogí un taxi que me llevó a la parada y justo cuando llegué y me monté el bus salió rumbo a la marcha y a la actividad, en la cual yo iba a cantar junto con varias decenas de artistas apuntados, el programa era muy apretado, muchas personas tenían que hablar, cuando llegué frente a la iglesia todo muy lleno de gente, empezó a exponer una niña que nos cautivó a todos con la claridad de su exposición a favor de la vida, habló como 15 minutos o mas, de memoria, perfectamente razonado, y tenía 7 años, la ovación fue apoteósica, inyectó muchísima fuerza en la convicción de que luchar y decir y cantar y hablar para tratar de detener la destrucción de nada que no haya que destruir, por ejemplo una especie o un río, es normal, es lógico, es urgente y no es pecado ni contra la ley ni contra las religiones, ni contra la moral.

 

Hablaron muchos, habló la Defensora del pueblo y los indígenas de Talamanca que venían con el Cacique de verdad, a decir que no están de acuerdo con la tal minería horrorosa para la Madre Naturaleza y que ellos habían descabezado el CONAI. Una mujer india, dijo que “todos somos hojas del mismo árbol y olas de un mismo mar”, dijo verdades desde el alma, impresionante por el compromiso con la vida, y claridad total contra que hagan en Talamanca, incluso parece que hasta en el Parque de la Amistad, minas a cielo abierto o cerrado o lo que sea que destruyeran un “Patrimonio de la Humanidad” como es esa tierra mágica, poderosa, misteriosa, y llena de sonidos de bosque porque todavía es bosque, con su Dueño de Monte, que te cuida o te pierde en las selvas y montañas, dependiendo de si se le dejan unos cigarritos con unos fósforos y si se entra con buenas intenciones o no, es una leyenda que he oído a gentes en Guanacaste, en Limón, en el Valle Central, y en Pérez Zeledón, en todo lado está. Yo cerré la actividad con la canción “Ha llegado la hora de Juanito Mora”. Y se puso a llover.

 

Sería interesante que al Dueño de Monte se le ocurriera poner un Recurso de Amparo ante la Sala lV porque le parezca inconstitucional que con tantos destrozos en esta guerra a la Naturaleza costarricense actual, él y los otros habitantes míticos del bosque se queden sin territorio, aparte de la coadyuvancia de los animalitos de la selva, que son varios miles contando lombrices y seres unicelulares, por no decir de las muchas especies de plantas, también los hongos podrían protestar y coadyuvar al Recurso de Amparo del Dueño de Monte, serían miles de firmas de seres vivos e imaginarios que tienen derecho constitucional para vivir, los señores de la Sala nos dirían si estos seres tienen o no derechos constitucionales, y si no los tuvieran sería necesario reformar la Constitución para ponerlos, pues moralmente sería justo, me parece a mí que no soy abogada ni nada por el estilo.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo