header image
“SETENA es una entidad vulnerable ante presiones políticas”
viernes, 16 de enero de 2009

pais_setena.jpgsemanario.ucr.ac.cr Rolando Mendoza, representante de CONARE en SETENA, asegura que esta institución es blanco de constantes presiones por parte del Gobierno. Representante de CONARE confirma presencia constante del ministro Jorge Woodbrige en órgano que toma decisiones en SETENA.

Es el miembro más antiguo de la Comisión Plenaria en la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) y tras nueve años de representar allí al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), el juicio de Rolando Mendoza es contundente: “Setena es vulnerable a las presiones políticas”.

 


Este biólogo y especialista en educación ambiental conversó con UNIVERSIDAD sobre lo que sucede con la máxima instancia de decisión de la SETENA: la Comisión Plenaria, donde asegura que los representes de ministerios e instituciones están sujetos a una fuerte vigilancia política que guía muchas de sus decisiones.

¿Desde cuándo forma parte de la Comisión Plenaria de la SETENA?

Estoy aquí desde marzo del 2000 y se supone que debería quedarme hasta el 2011, porque estoy en un segundo periodo. La ley dice que son seis años, pero no conozco a nadie que cumpla los seis años aquí, porque los nombramientos de los ministerios de Salud, Obras Públicas y Transportes, Agricultura, Ambiente, el ICE y AYA, son designaciones que muchas veces obedecen a voluntades políticas. Siendo CONARE un ente apolítico, académico, su representante tiene más estabilidad.

 

¿Cómo afectan estos cambios a la Comisión Plenaria?

Estas variaciones en la comisión plenaria son una debilidad, porque muchos representantes, casi siempre gente muy valiosa que viene aquí con mucho entusiasmo, a los pocos meses es sustituida por un interés extraño o diferente a los intereses de la SETENA.

 

Eso provoca debilidad para la SETENA porque las estrategias que se siguen acá en cuanto a decisiones requieren un tiempo de inducción importante para aprender el oficio, porque es muy complejo; si bien es cierto cada quien viene con su bagaje de su formación profesional, esto de tomar decisiones que son multidisciplinarias requiere de la participación de muchos profesionales, para tomar la decisión de dar una licencia ambiental.

 

Creo que la SETENA es muy importante para el país y merece ser apoyada con el nombramiento de personas calificadas que tengan permanencia. En ese sentido, CONARE ha cumplido debidamente con el propósito de la ley.

 

¿Cómo es la toma de decisiones en la Comisión Plenaria?

Generalmente se llega a consensos, en casos delicados en que no hay consenso, los miembros de la plenaria están en capacidad de salvar su voto, pero generalmente se llega a consenso.

 

En casos críticos se llama a los técnicos para que nos expliquen más de los criterios que ellos han formulado. En otros casos hacemos visita de campo o bien invitamos a los desarrolladores para que nos visiten en lo que llamamos audiencias privadas, para aclarar algunos términos respecto a los cuales hemos tenido dudas.

 

¿Puede haber decisiones divididas o tomadas por mayoría?

Sí, puede haber decisiones por mayoría, son casos excepcionales, pero sí se ha dado.

 

El grupo “Llamado Urgente”, que se formó en las universidades a raíz del proyecto Las Crucitas, ha denunciado en sus pronunciamientos que en la Comisión Plenaria de la SETENA se han dado movimientos de integrantes que parecen favorecer más el criterio empresarial que el criterio ambiental. ¿Qué ha pasado en los últimos meses en la Comisión?

Yo no diría que en los últimos meses, sino durante la vida de la SETENA. Lo móviles que son los nombramientos aquí son una gran debilidad. El Semanario UNIVERSIDAD hizo una entrevista al principio de este gobierno al viceministro (Jorge) Rodríguez del MINAET, donde declaró: “no es la comisión plenaria que a mi me hubiera gustado”, y poco tiempo después hubo cambios y a estos cambios sucedieron otros. Pero no es cosa de esta administración, sino de todas.  Yo veo como una debilidad de esta institución la injerencia política.

 

¿Injerencia de quién?

Injerencia de las autoridades...

 

Se ha hablado de que por acá anda mucho el Ministro de Competitividad, Jorge Woodbridge. ¿Es esto así?

Don Jorge Woodbridge nos visita con mucha frecuencia, y yo voy a mencionar los aspectos positivos y negativos. La SETENA ocupaba originalmente un lugar inadecuado, ahora ocupa un lugar más espacioso, más sano, más higienico, con muchas ventajas.

 

En el 2005 iniciamos el año con dos abogadas, ahora contamos con un buen equipo de abogados. En cuanto a equipos de cómputo, estamos bien dotados, no totalmente, pero hemos mejorado mucho y también en vehículos para el transporte.

 

Se han aumentado las plazas y los presupuestos. Ha habido aportes importantes y esto ha sido en buena medida esfuerzo de don Jorge Woodbrige.

El aspecto negativo lo voy a resumir en una frase suya: “no podemos frenar la inversión extranjera”. Entonces en nombre de la inversión extranjera ha habido presiones para que aceleremos los análisis, para que en esa “competitividad” saquemos proyectos con cierta premura, y con esto corremos el riesgo de que no se hagan los análisis debidamente, y por estas presiones creo que ahí pudimos haber tenido debilidades.

 

Sobre la mina en Las Crucitas. Este grupo “Llamado Urgente” cuestionaba cómo se le dio la viabilidad ambiental al proyecto primero en año y medio; mientras que un rediseño total de la mina se aprobó en solo dos meses. ¿Es por esas presiones?

En el caso de Las Crucitas hubo un cambio de proyecto. El proyecto inicialmente pretendía la extracción de una mezcla de minerales y arcilla llamado “Saprolita” (a niveles superficiales del suelo), posteriormente hubo una modificación según la cual reducía el área y profundizaba el nivel para extraer otros productos de roca.

 

Eso se presentó en diciembre 2007 y la decisión final se aprobó en febrero 2008, entonces yo no estuve en esa resolución para la modificación, porque estaba de vacaciones.

 

Del primer proyecto, donde las críticas principales tenían que ver con los residuos de cianuro, la compañía presentó soluciones que parecían interesantes, hicieron una presentación en la UNED sobre ese particular y el proyecto fue aprobado en esos términos.

 

El cuestionamiento se da porque la modificación en la mina requiere de un nuevo estudio de impacto ambiental, ya que los patrones de impacto ambiental cambiaban sustancialmente...

Creo que se consideró que fuera en el mismo lugar, en el mismo sitio, muchos de los aspectos que se han considerado a parte de la profundización del área del terreno, es la misma geología, geomorfología, la misma hidrogeología, y entonces lo que cambiaba era la profundización. Ya se tenía mucho conocimiento al respecto, había una variable importante que fue considerada por los técnicos en el momento.

 

Seguramente la hidrología debió ser reconsiderada, y sería importante reconsiderar este punto para futuros proyectos de minería metálica, varios de los cuales están en estudio en estos momentos.

 

Como biólogo, ¿que piensa de la corta del almendro amarillo?

En esa parte había árboles jóvenes, porque es una parte en sucesión ecológica, y los árboles no habían alcanzado madurez, sin embargo eran valiosos y recuperarlos implica varios años, habría que considerar la superficie afectada con respecto al resto del hábitat que tiene ahí las lapas, y que valore el posible impacto.

 

¿Pero la Comisión Plenaria no contempló el posible impacto?

Sí contempló el posible impacto y las medidas de compensación que ofrecía la compañía en cuanto a nuevas áreas de reforestación.

 

¿Considera usted que esas reposiciones permitían proceder como se procedió?

Eso fue tempestivo y la SETENA no tuvo que ver, fue decisión del Poder Ejecutivo.

 

¿Pero eso no lo evaluó la SETENA al otorgar la viabilidad ambiental?

Lo evaluó como una parte de territorio que se iba intervenir, evidentemente cuando hay una acción humana, hay impactos y al tratar de evaluar ese impacto, se tuvieron que evaluar las áreas de compensación que ofrecía la compañía. Entonces el estudio global daba a entender que esas compensaciones ofrecidas daban espacio para que la especie se mantuviera.

 

¿Como representante del CONARE, ha recibido presiones?

Como representante del CONARE soy privilegiado, yo no recibo llamadas de ministros ni he sido presionado. Mis compañeros sí han sufrido estas presiones para influir en las decisiones de la Comisión Plenaria. Se me ocurre que es necesario incluir a un representante de la sociedad civil, pero para eso hay que modificar la ley de la SETENA.

 

¿Cuánto tiempo le queda como representante de CONARE en la SETENA?

Creo que un año más. Es necesario que el  CONARE vaya pensando en una transición con quien decidan que va a sustituirme, porque es necesario que esa persona tenga una inducción. CONARE debe facilitar la labor de su represente facilitándole asesoría.

 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo