header image
Inicio arrow Temas arrow Ambientales arrow Ecología, Conciencia y Sistema
Ecología, Conciencia y Sistema
martes, 06 de enero de 2009
php9gsghiamRafael E. Cartagena informa-tico.com.Se presenta en estos días la película "El día que se detuvo La Tierra ", versión actualizada de un filme con el mismo nombre elaborado en 1951. A simple vista, se trata de otra película más sobre invasores extraterrestres; sin embargo el tema de fondo nos ofrece una oportunidad para reflexionar sobre las causas de la destrucción ambiental, a nivel local y planetario.

 

El personaje principal de la película es Klaatu, un extraterrestre de pocas palabras que viene a juzgar si la humanidad se ha convertido en un peligro para la vida en La Tierra. Para muchos será inevitable ver en él una especie de ángel de la muerte, mensajero de un castigo divino. Pero el juicio de Klaatu no es un juicio moral sobre si los seres humanos son buenos o malos, es un juicio sobre nuestra capacidad para cambiar, para hacer los cambios que detengan la destrucción ambiental que la misma humanidad está provocando.

¿La humanidad? Pero, ¿con qué argumento se puede culpar a toda la humanidad por tanto saqueo a la naturaleza, por tanta contaminación? Obviamente la responsabilidad no es la misma para todos. Un hogar pobre de un país pobre consume y desecha recursos en una proporción muy pequeña respecto de un hogar de clase media o clase alta de cualquier parte del mundo. Por otra parte, el sistema capitalista globalizado ejerce sobre los sistemas naturales un ritmo de explotación sin precedentes en toda la historia: los recursos se extraen de donde sea para ser transformados en productos que los consumidores habrán de utilizar y desechar rápidamente, donde sea. Y la lógica del sistema demanda que el ciclo se acelere cada vez más, porque de otra forma los negocios dejan de ser atractivos y los inversionistas se llevan su dinero a otra empresa --o a otro país-- donde ofrezcan retornos más rápidos. El efecto es una aceleración en el ritmo al cual se explotan los recursos (materias primas, energía, ¡seres humanos!) y el ritmo al cual se producen los desechos (contaminación, ruido, caos). Y para acelerar más el ciclo, incluso los productos "durables" se diseñan para durar poco y los medios de comunicación "educan" al consumidor para que sustituya las cosas "viejas" por algo "más moderno".

 

La pregunta es si el ser humano podrá desmontar esa lógica y organizar la producción bajo otros principios, tanto a nivel de empresas como de países. Y aunque son cada vez más las personas que toman conciencia de la necesidad de ese cambio sistémico, muchos piensan que la solución está en el desarrollo de nuevas tecnologías, en especial en el sector energía.


Claro que algunas tecnologías ayudarán a la solución, pero el extraterrestre Klaatu es tajante en su respuesta: "no es un problema de tecnología, el problema son ustedes los seres humanos". Yo supongo que Klaatu quería decir que el problema es el sistema, o la falta de voluntad de los seres humanos para cambiar el sistema. Pero quizás Hollywood no podía permitir que un mensaje tan subversivo llegara a millones de personas.

 

De acuerdo entonces: el problema de la destrucción ambiental está vinculado al sistema. Pero tampoco nos engañemos: de nada servirá un "cambio" en el sistema si no se da un cambio en la conciencia consumista y de enriquecimiento que se ha instalado en nuestra cultura. No nos sierve un "socialismo" que se proponga como meta alcanzar el tipo de "desarrollo" y "bienestar" predicado por las potencias capitalistas, sostenido por las mismas prácticas autoritarias, adulto-céntricas y patriarcales. El cambio de sistema que se requiere es más profundo, es incluso espiritual.

 

El día que se detuvo La Tierra insiste sobre la palabra cambio: "podemos cambiar" es la frase que el personaje Helen Benson --bióloga-- repite una y otra vez en la película, a modo de imploración, ante un extraterrestre dispuesto a poner fin a la especie más destructiva del Planeta Tierra. Y al igual que Klaatu, muchos ecologistas nos hemos preguntado si como sociedad, como sistema, como cultura, como especie, podemos cambiar. Cambiar estructuras, cambiar prácticas colectivas y cambiar prácticas personales con el objetivo de alcanzar un mundo "socialmente justo y ambientalmente sano".

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo