header image
Inicio arrow Temas arrow Bosques arrow Peligrosa apertura de nuestros parques nacionales
Peligrosa apertura de nuestros parques nacionales
viernes, 15 de junio de 2007
Por Rolando Portilla Pastor Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Ingeniero Civil. MSc en Manejo de Cuencas Hidrográficas

Los Parques Nacionales y las Reservas Biológicas son zonas que por su gran importancia ecológica y social son dedicadas por ley a la conservación de nuestra biodiversidad. Estas áreas, que representan un 12 % de nuestro territorio, tienen como objetivo la preservación y no la explotación comercial o industrial, zonas en donde el desconocimiento nos obliga a aplicar el principio precautorio y no intervenir ecosistemas que apenas estamos empezando a conocer, en aras de salvaguardar recursos biológicos y genéticos para el futuro.

La principal preocupación de los que defendemos estas áreas radica en el establecimiento de peligrosos precedentes que conlleven a una explotación masiva y generalizada de los parques nacionales.

Se discute en estos días la necesidad de abrir los parques para desarrollar proyectos geotérmicos y suministrar energía base o firme al sistema eléctrico nacional. No hay duda de que la geotermia, desarrollada fuera de parques nacionales, constituye una fuente importante, que genera pocas emisiones al aire y es relativamente amigable con el ambiente. El gran inconveniente para nosotros es que las principales zonas de potencial geotérmico se encuentran dentro de parques nacionales y su desarrollo ocasionaría severos impactos en estas áreas.

Sin embargo lo mas serio es que abrir los parques para la explotación geotérmica constituye un peligroso precedente. No cabe duda de que una vez abierta esta posibilidad, es decir, modificada la ley para permitir este tipo de desarrollos, otros sectores productivos reclamarían igual derecho, probablemente utilizando el calificativo de “sostenible”. Entre estos podrían estar: proyectos ecoturísticos (cabañas y hoteles de montaña), manejo “sostenible” del bosque natural para extracción maderera, proyectos hidroeléctricos e incluso minería a cielo abierto y explotación petrolera, camuflados todos bajo esa etiqueta de sostenibilidad.

Se daría así un proceso de degradación progresiva de nuestros parques nacionales, que sin duda nos llevaría en poco tiempo a la destrucción de estas áreas como sitios de conservación de nuestra biodiversidad.

Algo similar ha sucedido con los refugios de vida silvestre en nuestro país, donde el objetivo inicial era la preservación de la fauna silvestre en la forma más natural posible. Hoy en día, incluso con asidero legal y administrativo, se permite en ellos casi todo tipo de actividad, sino veamos el caso del refugio de Gandoca-Manzanillo, ejemplo de intervención y alteración máximo. ¿Es eso lo que queremos para nuestros Parques Nacionales?, espero sinceramente que no.

Además, estas aperturas, a la luz de una coyuntura política neoliberal y productivista como la actual, con un TLC que entre otras cosas prioriza el comercio sobre la vida humana, animal y vegetal, son tremendamente peligrosas.

Por ello, es imperativo no permitir una apertura de estas áreas al desarrollo de infraestructura comercial o industrial. Nuestros Parques Nacionales son un tesoro invaluable que debemos proteger. Las futuras generaciones merecen conocer y aprovechar este maravilloso legado de la naturaleza.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo