header image
Relleno de WPP opera ilegalmente en Alajuela
martes, 16 de diciembre de 2008

2267662_0

 

No tiene permiso sanitario de funcionamiento ni patente. Salud alega que empresa rompió sellos de clausurado; caso va a tribunales. Inspecciones revelan anomalías en manejo de desechos y recomiendan cierre

nacion.com  La empresa nacional WPP Continental de Costa Rica opera ilegalmente el relleno sanitario Los Mangos, en Alajuela, y procesa más de 600 toneladas diarias de basura pese a estar clausurada.


El Ministerio de Salud no renovó el permiso sanitario de funcionamiento, por lo que en julio la Municipalidad de Alajuela suspendió la patente y clausuró el relleno, en distrito San José.

 

La patente fue suspendida también porque WPP hizo obras sin permiso de construcción.

 

Sin embargo, la empresa rompió los sellos y siguió operando, dijo el Ministerio de Salud.

 

El gerente de la firma, Milton Fonseca, alegó que la ministra de Salud, María Luisa Ávila, otorgó una prórroga de seis semanas y que esta bastaba para recuperar la patente.

 

A los tribunales. Sin embargo, la alcaldesa de Alajuela, Joyce Zurcher, dijo que la compañía no tenía autorización para violentar los sellos y la denunció ante los tribunales de Alajuela.

 

Además, cuando la prórroga de seis semanas se venció, el Ministerio de Salud comprobó que las fallas de WPP continuaban y decidió no renovar el permiso. La Municipalidad tampoco rehabilitó la patente. Pese a ello, WPP decidió mantener operaciones.

 

Su versión es que nunca se le notificó que la solicitud de permiso fue rechazada y que por ello aplica el silencio positivo (si la Administración no responde una solicitud, esta se da por aprobada).

 

Sin embargo, la ministra Ávila aseguró a La Nación que a WPP se le comunicó la decisión, y que el silencio positivo no aplica cuando el solicitante tiene órdenes sanitarias incumplidas.

 

El ingeniero de WPP, Douglas Alpízar, aseguró que las condiciones del relleno se deterioraron con la lluvia de este año, pero que se está trabajando en mejorarlas.

 

Ni el Ministerio de Salud ni la Municipalidad de Alajuela han tomado acciones para impedir el ingreso diario de basura al relleno.

 

Poco margen de maniobra. El Ministerio alega que el remedio sería peor que la enfermedad, pues Los Mangos recibe el 30% de los residuos del Valle Central y no hay otro sitio dónde llevar esa basura.

 

La ministra Ávila dijo que el Ministerio no tiene potestad legal para multar o sancionar a la empresa, por lo que se está preparando para ejercer el último recurso legal que le queda: demandar a WPP.

 

“Hemos actuado conforme a la ley porque no se les ha dado permiso y se les han enviado órdenes sanitarias, pero una cosa es cierta. Si se cierra el relleno, el problema que se le va a presentar a todo el país es de proporciones incalculables, tomando en cuenta que la basura se va a quedar en las calles de 14 municipalidades. Es mejor tener la basura en un solo lugar, aunque esté manejándose tan pésimamente”, dijo.

 

Ávila admitió que podrían pasar años antes de que la demanda surta algún efecto.

 

Por su parte, la alcaldesa Zurcher dijo que en agosto ordenó colocar los sellos por segunda vez, pero una serie de dudas legales han imposibilitado hacerlo.

 

El director legal del municipio, Juan Luis Cantillano, emitió un criterio según el cual se requiere una revocatoria del permiso por parte del Ministerio de Salud.

 

Dudas legales. Zurcher dijo no compartir esa posición, pues no se puede revocar un permiso que no fue renovado y, por tanto, no existe. Se intentó consultar a Cantillano, pero no respondió la llamada.

 

La alcaldesa prefiere no separarse del criterio legal, pero dijo que en noviembre solicitó a la Ministra confirmar la inexistencia del permiso y la semana pasada inició un procedimiento administrativo.

 

Agregó que desea clausurar el relleno pronto, porque según los estudios técnicos es “un riesgo” para la comunidad.

 

Algunas anomalías señaladas por el Ministerio de Salud son que la basura no es cubierta y los líquidos que emana (lixiviados) van a dar a cunetas improvisadas. Los lixiviados pueden causar problemas ambientales y de salud si alcanzan las aguas subterráneas. Además, en el relleno hay basura esparcida que produce malos olores.

 

30% de la basura del Valle Central quedaría en la calle

 

Si el relleno sanitario Los Mangos, en Alajuela, cierra en este momento, el 30% de la basura del Valle Central no tendría dónde ir y quedaría en las calles de 14 cantones, afirmó la ministra de Salud, María Luisa Ávila.

 

Aparte de Los Mangos, en el Valle Central solo hay tres rellenos (Aserrí, La Carpio –en La Uruca– y Los Pinos –Cartago–) y ninguno estaría en condiciones de recibir más basura.

 

Según la jerarca, habría mucha oposición de las comunidades donde se ubican los rellenos y, además, estos actualmente operan a plena capacidad.

Agregó que a La Carpio “le quedan dos años de vida útil” y que Los Pinos “también está en las últimas”. El de Aserrí es nuevo, pero recientemente empezó a recibir parte de los residuos sólidos que se enviaban a La Carpio.

 

La situación es crítica si se considera que Los Mangos llegará al final de su vida útil en los próximos dos años, y La Carpio y Los Pinos lo harán en fecha próxima.

 

Pese a lo anterior, los cantones que llevan la basura a esos rellenos carecen de planes alternativos de manejo de residuos.

 

El gerente de WPP, Milton Fonseca, dijo que el sector se encuentra en “una crisis muy grave”.

 

“El Ministerio de Salud tiene dos sombreros, el de regulador y el de gerente de este sector. Tiene que promover soluciones y evitar la interrupción del servicio. Esos dos sombreros no se han logrado calzar”, agregó Fonseca.

 

¿Qué está haciendo el Gobierno para prevenir la proliferación de botaderos y sitios clandestinos?

Nuevo plan. Ávila explicó que este Gobierno creó el Plan de Residuos Sólidos y está trabajando en iniciar su ejecución, con el objetivo de que las municipalidades se organicen en federaciones para manejar rellenos sanitarios regionales.

La rectoría del sector estaría a cargo del Ministerio de Salud y otras instituciones públicas.

No obstante, la Ministra admitió que ello no surtirá efectos en el corto plazo, pues la creación de rellenos en el país suele ser lenta.

 

Se intentó abrir uno en Puntarenas, pero no ha logrado iniciar operaciones, y los intentos por construir uno en Limón han sufrido múltiples tropiezos.

 

En este momento, el Plan de Residuos Sólidos tiene presupuesto hasta el 2012 y, a juicio de Ávila, requiere que “las municipalidades se pongan vivas”.

 

Mientras no haya alternativas, los cuatro rellenos del Valle Central posiblemente continuarán operando hasta que la situación sea insostenible.

 

“Nosotros cerramos Río Azul porque había contaminación. Si no, ahí estaría abierto. Esa es la verdad”, afirmó la jerarca.

 

El cierre técnico de Río Azul empezó este año, luego de que se denunciaron fugas de gas metano, deslizamientos, rompimiento del sello vegetal y corrientes de “caldos de basura”.

 

Empresa protagoniza conflicto con vecinos

WPP tampoco tiene buenas relaciones con la comunidad donde se ubica el relleno Los Mangos.

 

Vecinos organizados en la Asociación de Desarrollo del Barrio San José de Alajuela reclaman que WPP les debe casi ¢600 millones y que la firma se niega a pagar los salarios de los inspectores.

 

Cuando el relleno empezó a operar, en 1994, la Asociación, la Municipalidad de Alajuela y WPP firmaron un convenio. La empresa asumió la “obligación” de incluir el beneficio comunal “dentro de los costos de operación”.

 

El beneficio comunal consistía en pagos de $0,75 por tonelada métrica recibida, que “se pagarán” como “medida compensatoria” a la Asociación “por permitir la operación del relleno” en la comunidad.

 

No obstante, WPP dejó de hacer los pagos en el 2002.

 

El gerente de la empresa, Milton Fonseca, respondió que su interpretación del convenio es que la “contribución” es “algo voluntario”, y que se dejó de dar porque la Asociación no apoyó a WPP cuando la Municipalidad de Alajuela dejó de contratarla (en el 2006).

 

Hoy, la basura de Alajuela se envía a La Carpio.

 

Olman Paut, tesorero de la Asociación, dijo que el relleno no le deja ningún beneficio a la comunidad y sí muchos problemas, como malos olores y contaminación de caminos, por lo que pide su cierre.

 

Durante los años en los que se cumplió el convenio, WPP asegura haber girado a la Asociación más de $1 millón, usados en obras como aceras, calles y alcantarillas.

 

Sin salario. El convenio también estipula que WPP debe pagar los salarios de dos inspectores contratados por la Asociación. Sin embargo, desde hace varios meses los vecinos han aportado el dinero (unos ¢8 millones) y WPP no se los ha reintegrado.

 

Fonseca dijo que la empresa planea pagar esa parte, pero no especificó cuándo.

 

La alcaldesa de Alajuela, Joyce Zurcher, dijo no tener interés en intervenir para que WPP pague esos dineros. A su juicio, ello sería como “comprar el silencio de la comunidad a costa de un riesgo demasiado grande”.

 

Entrevista. Milton Fonseca Gerente de WPP

 

Edad: 57 años Profesión: Ingeniero civil Estado civil; Casado Nacionalidad: Costarricense

‘Nos ha tocado muy difícil’

 La empresa da su versión sobre las anomalías del relleno sanitario Los Mangos. Además del gerente, participaron en la entrevista el ingeniero Douglas Alpízar y el ejecutivo Randall Cerdas.

Los inspectores de la Asociación de Desarrollo de Barrio San José dicen que deben avisar antes de hacer las inspecciones.

No es así.

¿Por qué no les permiten acceso libre al relleno?

No es que no puedan ir libremente, es que tienen que ir acompañados por una persona de la empresa. Si les pasa algo, ¿de quién es responsabilidad?

¿Les ponen un guardián para cuidarlos?

(Cerdas) Una persona para que los ponga en los puntos que tienen que ver.

¿Ustedes le dicen a los inspectores qué puntos tienen que ver?

(Cerdas) Hay puntos de observación, puntos lógicos... Debe saber que los inspectores de la Asociación son solamente para el control de ingreso (la báscula).

No lo ven así ellos.

Están equivocados.

El convenio entre la Asociación, WPP y la Municipalidad dice que deben ver báscula y tareas diarias.

Sus informes no son informes técnicos, no hay capacidad.

¿Las anomalías que señalan son falsas?

No creo que estén hablando de anomalías.

Dicen que pasan hasta tres semanas sin que se cubra la basura.

Sí, debemos reconocer que ha habido momentos, especialmente cuando hemos estado sometidos a condiciones climáticas extremas, igual que todos los rellenos. Pero si usted va a Estados Unidos y hace una comparación, estamos inclusive en mejores condiciones.

¿Entonces por qué el Ministerio de Salud dice que ustedes operan sin permiso y hasta rompieron los sellos de clausurado?

No es cierto.

¿El Ministerio está diciendo algo que no es cierto?

Nosotros tomamos muy en serio este trabajo, somos profesionales que hemos hecho un gran esfuerzo, que hemos tomado responsabilidades sumamente grandes de un problema nacional y no se ha encontrado el apoyo necesario. Nos ha tocado muy difícil.

La Ministra dice, por escrito, que ustedes rompieron los sellos y están operando sin permiso.

No tenemos esa nota.

Hay una ministra diciendo que ustedes operan sin permiso y usted se muestra sorprendido. Usted sabe que está sin permiso.

El permiso no fue renovado a pesar de que presentamos la solicitud. A nosotros se nos han aplicado exigencias o estándares mucho más altos que a otros rellenos.

¿Rompieron los sellos?

No.

¿Quién rompió los sellos?

Hacemos una solicitud de permiso y no hay respuesta de Salud, lo cual no es problema nuestro. Viene la Municipalidad y pone sellos porque no hay patente, no por razones sanitarias sino porque no está el permiso. Pero eso lo está empujando una razón política.

¿Quién rompió los sellos?

Bueno, nosotros teníamos los camiones parados y en ese momento salimos a trabajar... No podía estar la basura en la calle.

¿Por qué siguen sin patente?

Mandamos la prórroga (el Ministerio de Salud les dio seis semanas para corregir las fallas) a la Municipalidad. Ya no hubo más temas con la Municipalidad.

¿Cómo no, si nunca les dio la patente?

Déjeme decirle un tema más importante aquí...

Disculpe, pero ustedes están operando sin patente.

En la Municipalidad se está dando una discusión de si nos dan la patente (la Alcaldesa dijo que se está discutiendo volver a poner los sellos de clausurado).

Cuando se venció la prórroga de Salud, ¿les dieron otra?

No, pero tampoco nos han dado respuesta (a la solicitud de renovación del permiso).

La Ministra dice que ya se resolvió no renovar el permiso.

A nosotros, formalmente, una notificación no nos ha llegado.

Los informes técnicos dicen que ustedes manejan mal el relleno y recomiendan que no se permita el ingreso de más basura.

(Alpízar) Esas son anomalías normales, son cuestiones que pasan todos los inviernos cuando el agua se filtra.

Aquí hay incumplimientos técnicos y ustedes hablan de razones políticas, clima... ¿Creen que están operando bien?

Siempre puede ser mejor.

Reciben 600 toneladas diarias algunos días...

... Casi todos.

Y el límite es 500.

No, mire; aquí no hablemos de límites porque fíjese que en La Carpio se dio un límite de 500 toneladas y anda en 1.400 (la Ministra negó esa versión). El sector está en grave crisis y usted está viendo una manifestación de esa crisis.

¿Qué va a pasar si la Municipalidad pone los sellos de nuevo?

Diay, se mete en problemas el Gobierno.

(Cerdas) “Vamos a usar todos los recursos legales que tenemos y consideramos que estamos en regla”
 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo