header image
Inicio arrow Temas arrow Agrobiodiversidad arrow Los impactos ambientales de los sistemas agrícolas piñeros de Costa Rica Editar
Los impactos ambientales de los sistemas agrícolas piñeros de Costa Rica Editar
miércoles, 03 de septiembre de 2008

Su análisis mediante un enfoque agroecologico.

Versión PDF

 

Esteban Acosta Pereira.Estudiante IV nivel. Universidad EARTH. Especializado en sistemas agroecológicos integrados orgánicos Grupo Agroecológico y de Pensamiento Crítico. EARTH Frente Nacional de Sectores Afectados por la Producción Piñera. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

Son muchas la consecuencias que se han observado, generadas por la incorporación en Costa Rica y América Latina, de los paquetes tecnológicos de la revolución verde,  el uso repetido desde hace más de 60 años de plaguicidas altamente tóxicos, nos ha dejado recuerdos que justifican la necesidad de un cambio, el nemagón, el DDT, el agente naranja, y el bromuro de metilo, entre otros; fueron responsables de problemas serios sobre la salud de miles de comunidades, aun hoy afectadas.  La producción piñera es una nueva generación de monocultivos que bajo intereses transnacionales, aprovechan los recursos naturales de nuestro país, bajo sistemas insostenibles, en varias comunidades de Costa Rica el agua de consumo humano se ve afectada directamente, por la presencia de sustancias de este tipo.

La producción piñera es un sistema diseñado bajo la línea de pensamiento reduccionista, el objetivo único de las empresas piñeras es el lucro, en el afán de obtener la mayor cantidad de rentabilidad en su sistema, se han adoptado un serie de prácticas agrícolas que simplifican los ecosistemas, convirtiendo los campos en monocultivos de piña dependientes de insumos externos, lo que los convierte en sistemas entrópicos, utilizan una gran cantidad de agroquímicos, que combinados con mal manejo del suelo, (en términos preparación, control de erosión, reducción del desgaste de la capa fértil, y desequilibrio biológico)  generan una gran cantidad de externalidades negativas que no se controlan y afectan de forma directa a la comunidad,  debido a la degradación de los recursos naturales.

A continuación se analizan brevemente los principales puntos de externalidades negativas de la producción piñera sobre recursos naturales de importancia social.

El bosque
 La agricultura, es una artificialización de la naturaleza, específicamente del ecosistema bosque, donde ocurren una serie de interacciones ecológicas entre los organismos, que genera un delicado balance biológico permitiendo la estabilidad de todas las especies presentes. El diseño agroecológico de sistemas productivos se enfoca en obtener la sabiduría para emular las interacciones biológicas que ocurren en los ecosistemas naturales, es decir mantener estables las condiciones ecológicas para garantizar una producción sostenida y sostenible, esto se logra mediante el uso de técnicas como la incorporación de biodiversidad, uso de enmiendas orgánicas,  rotación e integración de cultivos y control biológico de organismos plaga (Altieri. 1999). Por otro lado la producción piñera al igual que muchos monocultivos, es diseñado para mantener estable el sistema económico, y generan las condiciones adversas para el mantenimiento de los proceso ecológicos naturales, provocando así un fuerte desbalance en los ecosistemas, como  en la zona de cultivo, que se evidencia con la presencia de plagas y disminución en la fertilidad de los suelos. Estos son el resultado de malas prácticas agrícolas como siembra a favor de pendiente, los suelos descubiertos, el uso de agroquímicos, quemas de los rastrojos; que diminuyen la capacidad del ecosistema de autorregularse. Esta situación es crítica debido a el desbalance generado es una externalidad negativa. La biodiversidad y en general los procesos ecológicos naturales no se ven delimitados por las fronteras imaginarias impuestas por los seres humanos, por lo tanto al romper las condiciones ecológicas de ciertas zonas, se rompen cadenas ecológicas de regiones enteras, segmentando la biodiversidad de los bosques locales y provocando problemas en el flujo de la misma. Por lo tanto las piñeras y otros monocultivos, que se encuentran cercanos a los bosques, interrumpen la vida de las especies de flora y fauna.

En la ecología se sabe que una de las razones para la estabilidad de los ecosistemas es su continua interacción genética, que sólo es posible con grandes zonas de congruencia biológica. Debido a  las fincas piñeras se crean islas de ecosistemas, que por la limitación de material genético, están destinados a desaparecer o descontrolarse ecológicamente.
La situación se agudiza ya que  las piñeras en su mayoría no cuentan con corredores biológicos, o zonas boscosas que atraviesen su plantación, por lo que es imposible generar estas interacciones. Otro factor importante es el uso de agroquímicos, que al ser liberados al ambiente provocan daños al ecosistema natural por intoxicación. Además la deforestación es otro factor que se liga a las empresas piñeras y  reduce el importante recurso bosque. (Altieri,M; Nicholls, C. 1999)      
El agua
 El agua es el elemento más importante en el mantenimiento de la vida en todo ecosistema, en los bosques tropicales el agua es un factor abundante, sin embargo las condiciones para mantener estable su dinámica en el suelo son muy delicadas.

En los sistemas piñeros el agua se ve afectada seriamente, en varios factores, se afecta la dinámica del agua en el suelo, así como la calidad del liquido por deposición de sedimentos y contaminación por agroquímicos. Esta dinámica esta en función del movimiento por la gravedad, que traslada el agua por los ríos y por los flujos subterráneos. En el proceso de descenso del agua, de las tierras altas a las bajas (el agua subterránea que emerge de las nacientes en la parte alta de las montañas), se mueve se retiene y se absorbe según los organismos que con ella interactúen, por ejemplo en un bosque natural, el agua es sumamente aprovechada, la gran cantidad de árboles y otras especies vegetales, en conjunto con una diversa, estable y cuantiosa vida del suelo, generan una estructura que permite un alto índice de retención de agua, que reduce la escorrentía y lleva al mínimo la lixiviación, al haber una importante cobertura boscosa, se reducen las perdidas por evaporación, y se aumenta la transpiración que es sinónimo de producción de biomasa y energía (fotosíntesis), por lo tanto aquí se da un importante aprovechamiento del recurso. El agua que cae de la lluvia también es aprovechada de esta forma y es retenida por el suelo.

Por otro lado  en un establecimiento piñero, que cuenta con una baja cobertura del suelo, poco contenido de materia orgánica debido al intenso laboreo del suelo, una estructura del suelo destruida, se presentan situaciones como: Disminución significativa de la retención de agua;   existen altos índices de evaporación al no haber reparo para la humedad (sombra y hojarasca en el suelo),que aumenta la liberación de vapor de agua (gas invernadero); se aumenta la precolación hacia mantos subterráneos que diluye productos agroquímicos presentes en el suelo o el cultivo y los transporta a tierras bajas (muchas veces comunidades);  se reduce el aprovechamiento por la transpiración pues hay menos agua disponible  y solo se cuenta con una especie para aprovecharla. (Altieri, 1999)

Al haber menor contenido de materia orgánica en los suelos debido a las prácticas agrícolas implementadas se reduce la capacidad de retención de agua, lo que en momentos de lluvia aumenta la escorrentía, promotora de la erosión de suelos. Por lo tanto se da el arrastre de sedimentos que se depositan en los ríos.

Lo anterior y la aplicación de agroquímicos altamente tóxicos al sistema, genera una alta taza de contaminación de mantos acuíferos subterráneos, ríos y abastecimientos de agua para consumo humano.

El suelo

 El suelo, es un ecosistema compuesto por una gran diversidad de organismos, que se encuentran bajo un delicado balance, que genera las condiciones óptimas para el crecimiento adecuado de las plantas.

En el suelo la flora microbiológica cumple una gran función, que para efectos agrícolas puede resumirse en: crecimiento de la planta, el ciclaje de nutrientes y la mejora de la estructura del suelo. Por lo tanto la presencia de microorganismos en el suelo, se encuentra en relación con la capacidad productiva del suelo, así como de su calidad en términos de fertilidad.

Por otro lado la presencia de una alta biodiversidad en estos organismos del suelo, es la forma de inhibir el crecimiento descontrolado de microorganismos patógenos, reduciendo así la incidencia de plagas, y eliminando la dependencia en agrotóxicos. Sin embargo el sistema de cultivo puede afectar la biodiversidad del suelo, afectando directamente la fertilidad del mismo. (Ann Kennedy. 1999.).

En la producción del monocultivo de piña, la biodiversidad espacial y temporal es eliminada, los suelos reciben un uso intensivo donde la única especie que se “permite” desarrollar es la piña, todo tipo de interacciones biológicas del suelo se ven afectadas, el contenido biológico del suelo es reducido por el uso de maquinarias agrícolas, y se utilizan sistemas de siembra que dejan el suelo descubierto, el uso de agroquímicos afecta seriamente la fertilidad del suelo, ya que esta relacionada directamente con la capacidad de los micro y macro organismos de degradar la materia orgánica.

Los microorganismos y la diversidad de los mismos se reducen por lo que es común el desarrollo de enfermedades y problemas de fertilidad,  además aumenta el riesgo de erosión, provocando el lavado del suelo lo que a mediano plazo genera acumulación de sedimentos en ríos y fuentes de agua. Por lo tanto se produce una acelerada degradacion del suelo.

 El monocultivo de piña no ofrece un reparo de humedad ni una eficiente cobertura viva para el suelo, como si lo hacen sistemas bien manejados de policultivos. Estos factores producen poco aprovechamiento del agua disponible, por exceso de evaporación y percolación; los problemas sobre la fertilidad y calidad del suelo hacen necesario el uso de fertilizantes químicos sintéticos,  producto de una industria muy nociva ambientalmente que genera contaminación directa del aire y el agua en otras partes del mundo. Altieri,M; Nicholls.C. 1999

El ecosistema y las comunidades.

 El mantenimiento de las condiciones balanceadas de los ecosistemas naturales, tiene una relación directa con la estabilidad social, la humanidad depende de forma directa de los recursos naturales, y su correcto aprovechamiento es la clave para un continuo abastecimiento de los mismos por un largo periodo de tiempo. El efecto que la producción piñera tiene sobre las comunidades es serio. Ya existe evidencia de la presencia de agroquímicos en agua de consumo humano, es crítico pensar que las comunidades cercanas a las multimillonarias piñeras están siendo víctimas y no beneficiarias de estos sistemas.

Los problemas directos sobre la salud es uno de los factores, pero también la degradación de las tierras y de los ecosistemas naturales es un problema social, ya que compromete tanto la seguridad alimentaria del país, como la capacidad del ecosistema de abastecer adecuadamente a poblaciones futuras. Se trata de un sistema que genera grandes ingresos económicos exorbitantes a los empresarios, dejando un severo costo social a las comunidades.

De seguir los sistemas agrícolas diseñados bajo parámetros que degraden en tal manera los ecosistemas, será imposible heredar a las nueva generaciones un aire respirable, un agua potable y un mundo habitable.
Bibliografía consultada.

    *
      Altieri,M. 1999. Agroecología. Bases científicas para una agricultura sustentable. Editorial Nordan-comunidad. España
    *
      Altieri,M; C,Nicholls. 1999. Biodiversity, Ecosystem Function, and Insect Pest Management in Agricultural Sytems.  Publicado en: Bidiversity in Agroecosytems. Editado por: Wanda.W. Collins; Calvin O. Qualset. CRC press. EEUU.
    *
      Ann.Kennedy. 1999. Microbial Diversity in Agroecositem Quality. Publicado en: Bidiversity in Agroecosytems. Editado por: Wanda.W. Collins; Calvin O. Qualset. CRC press. Estados Unidos.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo