header image
Plantaciones bananeras y piñeras reconoce problema en fumigaciones
jueves, 21 de agosto de 2008

Plantaciones bananeras y piñeras. Representante del sector bananero asegura que se busca la forma de eliminar este método

 

Javier Córdoba Morales semanario.ucr.ac.cr Ante las situaciones denunciadas por UNIVERSIDAD la semana anterior, sobre la exposición de niños y maestros en comunidades del cantón de Pococí a agroquímicos usados por las bananeras; el representante de la Comisión Ambiental Bananera (CAB), Sergio Laprade, reconoció que existen problemas con la fumigación, pero aseguró que las empresas trabajan en reducir los daños.

Laprade se refirió específicamente al caso de la escuela de Las Mercedes, en la cual la maestra Karen Rodríguez denunció que  desde los primeros meses del año los niños de su institución sufren de desmayos, dolores de cabeza e irritaciones en ojos y piel como consecuencia de la fumigación aérea de fincas bananeras cercanas.

 

Rodríguez también informó que la finca "Roxanita", de la empresa Standard Fruit Company, taló parte de los árboles que servían como "amortiguamiento" al los químicos arrastrados por el viento, violentando así la ley que exige mantener este tipo de barreras en áreas de 30 metros alrededor de las plantaciones.

 

"Yo lo que hice fue trasladar la denuncia a la Comisión de Aviación Agrícola, que es el órgano competente en ese tema, ellos hicieron una visita a la escuela, en realidad se actuó bastante rápido, 3 de abril", indicó Laprade.

 

El representante de la Corporación Bananera Nacional (CORBANA) aseguró a UNIVERSIDAD, que la empresa ha seguido las recomendaciones que se hicieron en abril; y la zona talada (cuya madera se usó para hacer tarimas) ya fue resembrada.

 

Laprade comentó además, que a la finca se le señalaron faltas en su zona de amortiguamiento, pues en algunas partes tienen 27 o 28 metros, cuando la ley exige 30 metros como mínimo; y se pidió que los bloques de plantación cercanos a la escuela, sean fumigados en horas no escolares, entre 5 y 6 de la mañana.

 

Sin embargo, Laprade desestimó que la avioneta pueda estar fumigando sobre la escuela, pues asegura que la empresa que brinda este servicio a Standard cuenta con un sistema llamado "Spray Off", el cual abre y cierra las "boquillas" de fumigación según marcas electrónicas y un sistema de posicionamiento satelital.

 

El representante bananero aseguró que en los próximos meses se podrían hacer análisis con láminas "oleosencibles" o de vidrio, para determinar si el producto de la fumigación está llegando directamente a la escuela.

 

Laprade afirmó que no todos los problemas de salud de los niños en Las Mercedes, se deben a las fumigaciones, pues en la visita que se hizo a la zona en el mes de abril, el médico del Ebais, indicó que muchos de los desmayos de los niños se deben a que llegan sin desayunar.

 

"Dice el doctor del EBAIS (Equipos Básicos de Atención Integral) que sí le han llegado niños descompuestos, pero que principalmente es porque llegan sin desayunar, y que nunca han tenido un intoxicado. A uno le da cierta tranquilidad pero aun así a mí me ha preocupado el caso; por eso hicimos la visita", comentó Laprade.

 

EL PROBLEMA DEL AVIÓN

 

Como integrante de la Comisión Ambiental, Laprade reconoció que la fumigación con avioneta causa gran incomodidad en las poblaciones vecinas a las plantaciones; por lo que afirma que se está buscando la forma de sustituirla.

 

"El avión es un problema, eso lo tenemos claro, es un punto que tenemos que trabajar, se ha estado haciendo. Hay empresas que están trabajando ya con un equipo que se llama "matiñan", que es un camión que va tirando el producto, el problema del avión es el ruido. Pero sí le aclaro que el avión cierra boquillas cuando va fuera del cultivo", dijo Laprade.

 

El bananero indicó que se han estudiado detalles como el tamaño de la gota del químico (que no debe ser muy pequeña para que no se la lleve el viento) y la longitud de la "barra" que esparce el químico, colocada bajo las alas de la avioneta; para reducir la "deriva" o cantidad de líquido que se arrastra fuera de la plantación.

 

La CAB nació en 1992, luego del revuelo que causó la Cumbre de Río y de un fuerte documento de denuncias contra el sector bananero que sacó la Iglesia Católica junto a organizaciones de la provincia de Limón, cuya unió resultó en la creación del Foro Emaús.

 

El manejo de plásticos, de agroquímicos, salud ocupacional, manejo de desechos, banano de rechazo, pinzote y manejo de aguas, fueron algunos de los puntos a los que la industria bananera tuvo que poner atención.

 

"Antes éramos el primer cultivo con intoxicaciones a nivel nacional hace 14 años, hoy no lo somos. De 380 intoxicaciones, estamos en tres para el año 2004. Eso se ha logrado con capacitación de la gente, que use equipo de protección, quien termina la aplicación se tiene que bañar, la ropa se queda en la finca, eso de que se llevaba impregnada a lavar a la casa ya no se puede hacer", explicó.

 

Laprade reconoció que para las empresas certificadoras es importante que se cumpla toda la legislación en las fincas, aunque a veces el cumplimiento no pude ser inmediato, por lo que las empresas presentan un plan de ejecución.

 

"Estamos trabajando para eliminar el avión, y para implementar más el control biológico, pues hay consumidores quieren producto con ciertas características. 98% del área bananera en Costa Rica está certificada", añadió.

 

Laprade señaló que la CAB trabaja auditando las fincas al menos dos veces al año, pero que también está abierta a recibir denuncias, por lo que prometió investigar las denuncias publicadas por UNIVERSIDAD, en lo que respecta a la escuela de La Teresa, en Pococí.

 

"Desconozco la situación,  ahora llamo a la encargada de la parte ambiental de la empresa. Lamentablemente la legislación es relativamente nueva, pero hemos pedido a las fincas que tienen que adaptarse y hacer las barreras forestales voluntariamente", manifestó Laprade.

 

¿Y que hace el CICA de la UCR?

 

En la Comisión Ambiental Bananera, además de los representantes de este sector productivo, hay representantes de los ministerios de Agricultura, Salud y Ambiente; y un funcionario del Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

 

UNIVERSIDAD quiso conocer el criterio de CICA sobre los problemas denunciados por la fumigación aérea de las plantaciones de banano; y pedir detalles de la labor del ente universitario en la CAB.

 

Sin embargo, en el CICA no hay quien sepa de la labor en la CAB más que su directora, Elizabeth Carazo, quien se encuentra de viaje y no regresará hasta el próximo 26 de agosto, según se indicó a este semanario.

 

El representante del CICA en la CAB, es el señor Alexis Rodríguez, un funcionario pensionado, que según indicó la secretaria del instituto, no está localizable en esa oficina, pues como retirado ya no llega ahí.

 

Carlos Campos, integrante de la Comisión de Salud de Pococí, y denunciante de los problemas en la zona con las fumigaciones de la bananera, consideró  "irresponsable" que el CICA tenga a una persona pensionada y que no está presente en el instituto, como representante en un tema tan importante.

 

"Yo llamé al CICA a pedir información, pero me dijeron que el señor es un pensionado que ni llega. Si ellos son los representantes de la sociedad civil en la CAB, ¿a quién pueden acudir los ciudadanos entonces?", cuestionó Campos.

 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo